Cervezas y conservas

EstrellaCuando llegué a Madrid en 1976 me llamó la atención la gran afición de los madrileños por acompañar sus cañas de cerveza con conservas de pescados y mariscos. El «escabeche», término con el que se referían a un taco de atún o bonito en escabeche, habitualmente acompañado de cebolla cruda, dio paso a berberechos, mejillones, almejas, zamburiñas… siempre en lata.

Y no se trataba exclusivamente de las viejas tabernas madrileñas, pues con el paso del tiempo abrieron otras nuevas que tenían a gala ofrecer conservas de gran calidad, por mucho que las marcas fueran desconocidas para el gran público, que vivía en los tiempos de aquel divertido anuncio televisivo en que dos calvos (Jesús Puente y Juanjo Menéndez) vendían la marca Calvo y su atún «claro».

Tal vez por la cercanía del producto fresco, en Galicia siempre miramos a la conserva como un recurso para momentos imprevistos y no como un producto que, cuando es bueno, nos puede hacer disfrutar tanto como muchos otros frescos.

Por eso fue una agradable sorpresa la cata de cervezas con maridaje de conservas que este fin de semana realizamos en el marco del programa Santiago de Compostela Repetirás.

Fernando Iglesias, responsable de calidad de mercado de Estrella Galicia, explicó que conservas y cervezas hacen estupendos maridajes, especialmente cuando se trata de escabeches, cosa que efectivamente pudimos comprobar de inmediato con los impresionantes mejillones en escabeche marca Cuca (de la serie «Delicias del Mar», que se presentan en latas diseñadas por Sargadelos).

Catamos tres cervezas de Estrella Galicia: la especial, es decir, la que encontramos en cualquier bar gallego que se precie de vender buena cerveza (algunos optan por marcas más baratas, aunque nos cobran la caña al mismo precio), la 1906 y la River Sin, una cerveza sin alcohol que procede de la desalcoholización de la 1906. La marca dispone de otra sin alcohol, a River Zero, procedente de la desalcoholización de la especial.

Aprendimos que las cervezas gallegas son del tipo «lager», de baja fermentación, frente a las inglesas, que son de tipo «ale» de alta fermentación. Y supimos que Estrella emplea un 70 por ciento de malta de cebada y un 30 por ciento de maíz, el lúpulo preciso para darle el amargor característico y agua de la ciudad de A Coruña, que se encuentra entre las mejores de España y tiene mucho que ver en la calidad de la bebida. También no explicaron que la especial está elaborada con una malta menos tostada que la de la 1906, lo que hace que la primera sea más rubia y en la segunda, además de un color más subido se aprecie un sabor más dulce.

Lo mejor del asunto fue descubrir como los mejillones en escabeche armonizan de forma sensacional con las tres cervezas, aunque la preferencia mayoritaria fue por la especial.

Por el contrario, los berberechos al natural parecían pedir mejor un vino blanco fresco. La cerveza especial los soportaba bien, pero la 1906 desaparecía ante la intensidad salina y a mar del marisco. Los berberechos, bárbaros.

La tercera conserva que se cató fue pulpo. Vaya por delante que lo mismo que las conservas de mejillones, berberechos, almejas, zamburiñas… me parecen muy logradas, las de cefalópodos (pulpo, calamares…) creo que no consiguen unos mínimos de calidad para formar parte de una buena mesa. Y no encuentro una marca que se salve de esta apreciación, así que igual es porque estos productos no están hechos para la lata. A pesar de eso, el pulpo en lata dio un buen resultado en compañía de la 1906, aunque para otros el mejor acompañamiento era la River Sin. Cosa de gustos

2 comentarios en “Cervezas y conservas

  • el 03 de marzo de 2009 a las 12:09 12Tue, 03 Mar 2009 12:09:53 +000053.
    Permalink

    ¡¡Fantástico unha vez máis Miguel!!

    Nos meus anos vivindo en Madrid non cheguei a que me ofrecesen moito «escabeche» cas cañas. Coma moito boqueróns en vinagre ou banderillas con boquerón.

    En cambio, en Bilbao si que había moito pincho de escabeche. E estaban ben ricos.

    Respuesta
  • el 03 de marzo de 2009 a las 16:14 04Tue, 03 Mar 2009 16:14:54 +000054.
    Permalink

    Eu cheguei a Madrid en 1976 e o escabeche era habitual en multitude de lugares. De pago, naturalmente. Sitios como La Ardosa (na de Conde de Peñalver, desaparecida hai bastantes anos coincidín moitas veces con Tip, que era habitual lo local), El Brillante, o «comunista» ou Angel Sierra sempre tiña derriba da barra a lata de escabeche.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *