Baja el pescado

SanmartiñoEl mundo del pescado vive malos tiempos, y muy especialmente en este mes de febrero que ya finaliza. Parte del problema lo explican alto y claro las vendedoras de la plaza: «En febrero todo el mundo quiere laconadas». Efectivamente la cosa es así, pero fuera de Galicia esa costumbre desaparece y la demanda de pescado no sufre tal distorsión.

Así que La Voz de Galicia informa de que algunos pescados bajaron hasta un 50 por ciento en los mercados coruñeses. No quiero pensar como andará la cosa por las lonjas, donde esa bajada tuvo que ser muy superior.

Otra pescantina dice que la culpa es de los pescadores, que capturan más de lo que demanda el mercado. Y algo de razón tiene porque efectivamente una buena parte de la flota gallega no es capaz aún de autorregular sus capturas con criterios económicos. Pero no son todos. Ejemplos pueden encontrarse, y muchos, de cofradías que reducen las capturas máximas autorizadas para no saturar el mercado, y solo llegan al máximo en épocas de gran demanda, como puede ser la Navidad o el verano. Es el caso de los buzos de Aldán que andan a la navaja.

De lo que no se habla casi nunca es de los intermediarios. Algunos hacen su trabajo y se llevan por eso una parte del valor del pescado. Pero otros no son más que puros especuladores que compran en una lonja, cargan el pescado en un camión y lo van a vender a otra donde saben que sacarán mejores precios. En este caso la información es poder, poder económico.

Y a veces sucede que esos especuladores son los que deciden sobre el trabajo de los marineros, cuando avisan de que «mañana no voy a comprar tal pescado o marisco». Y el profesional del mar se queda en casa y no lleva una perra chica al bolsillo porque sabe que no va a vender lo que capture ese día ya que el especulador se va a preocupar de que nadie lo compre.

Pero poco a poco los hombres del mar se van agrupando y con el empuje de unos pocos comienzan a autorregular su trabajo y a entrar en el mundo de la comercialización. Ya hablé de los que reducen capturas diarias para no saturar el mercado, pero tal vez el gran ejemplo que tenemos hoy en el país es Lonxanet, que vía internet lleva el pescado directamente de la lonja a su casa. En el capital de Lonxanet están representadas varias cofradías gallegas y una parte de los beneficios se dedican a impulsar avances en el mundo de la pesca.

También hay que destacar iniciativas con marcas de calidad como Pulpo de las Rías, que identifica todo el pulpo captura de forma artesanal y en aguas gallegas por la flota de Bueu (Pontevedra). O los percebiños de Baiona, que antes solo servían para estropear el mercado y ahora se venden en lata, y con gran éxito fuera de Galicia, como se pudo ver en el Forum Gastronómico de Girona o antes en el Forum del Mar de Cambrils (Tarragona). A la lata no van los buenos percebes de Baiona, sino los pequeños, los muy largos y los que no tienen la textura de los mejores. Antes se vendían en lonja a precios de saldo y eso repercutía a la baja sobre los de buena calidad, que los especuladores entienden más de precio que de calidad.

Como consumidor puede parecernos interesante que los precios bajen. Pero si a los economistas les preocupa que la reducción de la inflación se convierta en deflación y cause una catástrofe mayor que la que ya tenemos encima, a los consumidores debe preocuparnos la posibilidad de que los hombres del mar abandonen su oficio ante la falta de rentabilidad, y la calidad de los pescados y mariscos de nuestras costas se vea sustituida por la de esos otros que vienen de miles de kilómetros de distancia y, a pesar de los costes de transporte, siguen siendo baratos. Por algo será.

2 comentarios sobre “Baja el pescado

  • el 28 de febrero de 2009 a las 14:52 02Sat, 28 Feb 2009 14:52:34 +000034.
    Permalink

    un saludo cordial don miguel.
    quizas la informacion de la Voz,es un poco engañosa….
    porque los precios de los pescadosde la ria apenas han
    variado ,si la bajada de precios le llamar a la batalla de
    las grandes superficies en el pescado «del dia» merluzas a 4€ kilo,lubinas y doradas a 1€ la pieza y rodaballos a 7€ la pieza y ya no digamos las tiendas de congelados que estan haciendose de oro «hoy efertandose» san martiño o como ellos denominan gallo de san pedro a 3€ kilo.
    y todo ello viene de la lonja de vigo «al menos los intermediarios lo compran alli.
    que tal por Girona don MIGUEL?enrique castillo.

    Respuesta
  • el 28 de febrero de 2009 a las 21:02 09Sat, 28 Feb 2009 21:02:27 +000027.
    Permalink

    Cierto, Enrique. Lamentablemente los consumidores miramos poco las etiquetas de los productos y las tablillas del pescado en particular. Si lo hicieramos podríamos comprobar como todo ese pescado barato procede de lugares muy distantes y no tenemos la más mínima garantía de calidad.
    En las plazas de abastos además aún está muy extendida la costumbre del regateo en el precio, razón por la cual casi nunca hay tablillas, aunque sea obligatorio. Y es una costumbre que tienen que cambiar ya, porque sino las plazas van a morir al mismo tiempo que sus últimas clientas.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *