Chaolas de Cariño

La del Antroido (Carnaval) en Galicia es una cocina que se basa fundamentalmente en el cerdo y en los postres. Si la parte contundente de la comida consiste en un siempre completo cocido, los postres son muy variados y en algún caso de carácter muy local y desconocidas para el resto del país. Tal es el caso de las chaolas de Cariño.

Las chaolas son una especie de orejas ya que llevan prácticamente los mismos ingredientes y se trata de lo que hasta hace menos de un siglo se incluía en la categoría de «frutas de sartén»: orejas, flores, filloas, etc.

En el último programa de Arroz con Chícharos (los domingos en la red de emisoras gallegas de la Cadena SER, 12,30 horas), hablamos con Dolores Sanclaudio, presidenta de la Asociación de Amas de Casa de Cariño que cada año elabora chaolas para los actos públicos del Antroido de la villa.

Los ingredientes para unas buenas chaolas serían kilo y medio de harina, 8 huevos, 150 gramos de mantequilla, 50 gramos de levadura de panadería, 1 vaso de anís, 1 vaso de leche, sal, 2 cucharadas de azúcar para la masa y azúcar para echar por encima de las chaolas y ralladura de limón.

Se comienza poniendo a calentar la leche y la mantequilla por un lado y batiendo los huevos por otro. Una vez la leche está caliente y la mantequilla derretida, se añade el anís, el azúcar y la raladura de limón y a continuación los huevos batidos y se remueve bien.

Aparte se deshace la levadura en agua tibia y se agrega a la mezcla anterior. Se echa un kilo de harina y se amasa mucho, hasta que haga vejigas. El medio kilo restante de harina se emplea para írsela añadiendo según sea necesario.

Una vez terminado el amasado, se cubre la masa con un paño y se deja levedar durante 2 o 3 horas. Pasado ese tiempo, se hacen pequeñas bolas de masa (de cada una saldrá una chaola), y se dejan reposar durante quince minutos.

Después se estira cada una de las bolas y se fríe en aceite abundante y bien caliente. Una vez salen de la sartén se les echa por encima azúcar.

Uno de los requisitos imprescindibles de las chaolas es que la masa solo se puede estirar con las manos, quedando proscrito el uso de rodillos e instrumentos parecidos que aplastan la masa e impiden que las chaolas salgan como deben.

Foto: www.concellodecarino.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *