La calidad de las patatas

Patatas habanerasLa pasada semana el Consejo de Ministros aprobó un Real Decreto por el que se establece la norma de calidad para las patatas de consumo en el mercado español, con el objetivo de mejorar la calidad y la adaptación de los productos ofertados a las demandas de los consumidores.

Según este Real Decreto habrá dos categorías: serán consideradas patatas de primera las que presente buena calidad y las características morfolóxicas regulares de la variedad a la que pertenezcan. El resto será de segunda. Estas dos categorías vienen la substituir a las tres existentes hasta lo de ahora: primor, calidad y común.

Las patatas también se clasificarán en tres tipos comerciales:

Primor. Patatas cosechadas antes de su completa maduración y comercializadas en los días inmediatos. Su piel se desprende fácilmente al frotarlas.

Nuevas. Patatas recogidas cuando ya maduraron por completo y comercializadas en las semanas siguientes, sin más almacenamiento que el necesario para el proceso comercial.

De conservación. Cosechadas completamente maduras y que pasaron por un período más o menos largo de almacenamiento.

Patata de Galicia

O Real decreto puede clarificar las cosas para los consumidores más exigentes y que reparan en el etiquetado de los productos más allá del precio de los mismos. Pero por el momento el consumidor medio se interesa fundamentalmente por el precio que va a pagar y, en todo caso, por las indicaciones habituales de para cocer, para freír y semejantes.

Resulta sorprendente que siendo Galicia, como es, productora de patatas de gran calidad, la inmensa mayoría de esa producción se consuma fuera, fundamentalmente en los mercados de Madrid y Barcelona. Hablo, claro está, de las patatas comerciales acogidas a la indicación geográfica protegida Patata de Galicia ya que no es cuantificable la patata producida para consumo propio, caso en el que cada agricultor produce aquello que mejor va con sus necesidades. Supongo.

La IGP Patata de Galicia ampara patatas producidas en cuatro subzonas (A Limia, Lemos, Bergantiños y A Mariña-Terra Cha), de la variedad Kennebec, la única autorizada en la IGP.

La Kennnebec es una variedad creada en Estados Unidos la mediados del siglo XX y que en Galicia se adaptó de manera sorprendente, produciendo una patata de un calidad muy superior a las que habitualmente se producen en el resto de España y que lo mismo sirve para freír que para cocer o asar, cosa que muy pocas variedades pueden decir.

Pero resulta sorprendente que por el momento sea la única variedad incluida en la IGP y que no exista más demanda de investigación sobre algunas variedades tradicionales gallegas que producen tubérculos de gran calidad, aunque seguramente en cantidades inferiores a la Kennebec.

Hace años saltó en la Terra Cha la noticia del descubrimiento de una de las antiguas variedades de patatas que se cultivaban en Galicia antes de la llegada de la Kennebec y otras muy productivas y que, en tiempos en los que era más importante la cantidad que la calidad, coparon nuestros campos. Cazona es el nombre de aquella patata tradicional que milagrosamente se conservaba en la Terra Cha. Años después, y no muy lejos, en O Valadouro, aparecía otra de esas patatas casi míticas: la Habanera de la que ya hemos hablado en Colineta.

Y no son las únicas. A Fina de Carballo y la Ganade son otras dos variedades tradicionales que bien podrían estar en las mejores tiendas y a precios muy rentables.

Por el momento la Fina de Carballo, la Cazona y la Ganade están en proceso de estudio, avance y limpieza de la planta por parte de los expertos alaveses, provincia donde tradicionalmente se centra lo mejor de la investigación sobre el mundo de la patata. La Habanera tendrá que seguir aguardando a que los productores se interesen por la variedad y demanden que se someta al mismo proceso que las otras tres. Al parecer el problema es que se trata de una patata de primavera que solo se puede producir en zonas con unas condiciones climatológicas determinadas. Se ve que aún estamos en el tiempo de producir mucho, aunque sea todo al mismo tiempo. Y mientras, las patatas tempranas seguirán llegando de Andalucía. Con una calidad más que discutible.

Foto: Patacas habaneras

4 comentarios en “La calidad de las patatas

  • el 24 de enero de 2009 a las 18:50 06Sat, 24 Jan 2009 18:50:35 +000035.
    Permalink

    Non sei si meto a pata, pero recordo, nos primeiros tempos das patacas de Kennebec, oir falar de elas como «canadienses»,
    a meu abó. Non sei si tiña razón ou era falar por falar.
    Un saudo.

    Respuesta
  • el 25 de enero de 2009 a las 11:58 11Sun, 25 Jan 2009 11:58:04 +000004.
    Permalink

    Parabéns polo artigo. Se me permite, algunhas consideracións para ampliar a informacion.
    1.- Efectivamente a variedade kennebec é norteamericana, seleccionada polo Departamento de Agricultura dos USA en 1941 a partir de cruzamentos con outras variedades (Chippewa e Earlain entre outras).
    2.- Non é exacto que as variedades autóctonas estean en fase de estudo en Älava, senón que os rexistros das tres variedades citadas están en poder de NEIKER (Instituto Vasco de Investigación y desarrollo Agrario), que produce semente libre de virus (máis ben non a produce) en función dos seus intereses comerciais. De feito, hai un par de anos era materialmente imposible obter pataca de sementeira certificada de Cazona, polo que, na práctica, podía falarse dunha variedade desaparecida (aínda que gardada nos bancos de xermoplasma vascos). O por que desta situación é outro conto e daría para moitos artigos.
    3.- Pódese obter pataca Fina (ou blanca) de Carballo (ou Bergantiños) con certa facilidade. É unha pataca con moi boas condicións de carne pero cos ollos moi profundos, e polo tanto difícil de pelar, o que lle resta capacidade comercial.
    4.- Parece ser que está en estudo a ampliación da zona de amparo á comarca de Verín, e non se desbota a extensión a outras áreas. Que exista unha denominación xenérica (Pataca de GALICIA) extendida soamente a unha poucas áreas de produción é outra cuestión absurda. De feito, non é posible amparar pataca kennebec producida por exemplo na comarca de Betanzos. Item máis: prohíbese calquera referencia a Galicia no nome comercial dunha pataca kennebec das mariñas coruñesas con maiores condicións obxectivas de calidade que o 99% da amparada pola IXP.
    5.- Existe pataca da IXP cultivada en secaño, de altisima calidade e baixo rendemento, convivindo con pataca de regadío, de alto rendemento pero calidade media, sen que se indique no envasado. Aínda pior: no envasado non se indica a subzona de produción, cuestión clave dadas as diferenzas de calidsde, e esto agrávase co feito de terse detectado trasego (legal) de pataca colleitada na Limia para ser envasada en Bergantiños. Así, o consumidor soamente recibe como información que é pataca da IXP envasada en Bergantiños (área con maior sona comercial). Sen comentarios.
    6.- Por último, indicar que a IXP ampara soamente pataca «de calidad» e non «de primor», polo que non é posible a produción de pataca nova baixo esta figura.

    Máis nada, e desculpe a extensión.

    Respuesta
  • el 25 de enero de 2009 a las 12:54 12Sun, 25 Jan 2009 12:54:34 +000034.
    Permalink

    eSedidió, gracias mil polas aclaracións que me abren os ollos en moitos sentidos. Agora entendo porque algunhas patacas con IXP comercializadas en Galicia son dunha calidade tan distinta das Kennebec que eu sempre coñecín.
    Polo que respecta á afirmación de que Cazona, Ganade e Blanca de Carballo están en Álava sometidas a un proceso de limpeza, é información que me transmitiron dende a Consellería de Medio Rural da Xunta de Galicia cando me interesei polo asunto.
    Gracias unha vez máis pola información.

    Respuesta
  • el 30 de enero de 2009 a las 18:28 06Fri, 30 Jan 2009 18:28:40 +000040.
    Permalink

    Yo la verdad es que de variedades de patatas entiendo más bien poco, pero patatas como en la zona norte de España, para mí no las hay mejores.

    Una cosa que me estoy fijando ultimamente, es el poco hincapié que hacen la mayoría de los restaurantes en tener una buena patata (ya sé que este año fué un año pésimo para la patata).

    No es la primera vez que una mala patata (o un mal pan) me amarga una buena comida …

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *