Tortilla de pera

Roscón¿A quien no le sobra un poco de roscón de reyes que acaba secándose hasta ponerse duro como una piedra, eso en el caso de no acabar en la basura antes?

– A mí nunca

– Vaya, bienvenido de nuevo, don Filomeno Petisuis, ¿cómo le fueron esas vacaciones de Navidad?

– Menos charla, rapaz, y siga con lo del roscón.

A pesar de que mi amigo Petisuis no deje ni las migajas del roscón, en muchas casas siempre queda un trozo sin comer. Como en la mía. Y pasan los días y cada vez está más duro, más reseco y menos apetecible.

Llegado ese momento, y al mío le llegó hoy, siempre pienso en posibles alternativas para lo mismo. Se me ocurre que una chulas en las que el pan reseco se sustituya por roscón reseco deben estar muy bien. También unas torrijas, aunque en este caso me apetece más mojarlas en vino tinto que en leche.

Pero al final no solo había un trozo de roscón sobrante, sino también tres peras muy maduras a las que nadie hacía caso desde hace días y decidí poner en práctica, una vez más, la receta de la tortilla de pera que me enseñó mi suegra colombiana.

La cosa es sencilla. Peladas las peras y quitado el corazón de las mismas, las corté en láminas, igual que las patatas de la tortilla de patatas, y las puse en uno cazo con dos cucharadas de azúcar y un sorbito de agua.

Mientras las peras cocían corté un trozo de roscón (menos de 100 gramos) en rebanadas de medio dedo de gordo y después cada una de ellas en seis u ocho trozos.

Blandas las peras, las eché en un colador, teniendo mucho cuidado de recuperar todo el almíbar en el que cocieron, en el que de inmediato puse los trozos del roscón para que se empapasen en él y ablandaran. De inmediato mezclar el roscón con las peras y un par de huevos batidos y a la sartén, cocinando una tortilla semejante a la de patatas.

– ¿Y el potenciador del sabor que usted siempre pone donde anda?

Pues tiene razón el señor Petisuis, había olvidado que en los huevos siempre pongo una pizca de sal, que es un potenciador de sabor espléndido, incluso para los dulces.

La tortilla de peras está deliciosa templadita. Se me ocurre que se podría acompañar con nata montada, una salsa inglesa o una bola de helado, pero hoy en mi casa la comimos sola. ¡Que rica estaba!

Nota: en lugar del roscón puede ir una magdalena que nadie come, el último trozo del brioche, un poco de bizcocho, aquel cruasán que ya está duro… solo hay que ajustar la cantidad de azúcar

3 comentarios en “Tortilla de pera

  • el 11 de enero de 2009 a las 19:42 07Sun, 11 Jan 2009 19:42:01 +000001.
    Permalink

    Pues muy curiosa la receta y nunca había oido hablar de ella.

    El año que viene habrá que comprar como mínimo un roscón más ya que en mi casa …

    … no sobran ni las migas.

    Respuesta
  • el 11 de enero de 2009 a las 20:23 08Sun, 11 Jan 2009 20:23:44 +000044.
    Permalink

    Tony, la receta es colombiana. Mi suegra la hace normalmente con sobaos o algún bizcocho semejante. En esta ocasión yo empleé el roscón para aprovecharlo, pero puedes hacerla con cualquier bizcocho. Y merece la pena probarla.

    Respuesta
  • el 12 de enero de 2009 a las 20:20 08Mon, 12 Jan 2009 20:20:16 +000016.
    Permalink

    No dudes que la probaré …

    La receta la verdad es que me sorprendió enormemente.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *