Lampreas

© Colineta, 27-11-2008.- Está por escribir la mitología de la cocina gallega en la que, como en toda mitología, deberían mezclarse trocitos de realidad con montañas de imaginación salida de la cabeza de quien ponga en marcha tan fastuoso proyecto.

De vez en cuando yo fui poniendo los primeros granos de arena, con la aparición hace casi un año del cerdo milpiés (Sus myriápoda) y más recientemente del pulpo de las fragas (Octopus fragensis) y apunté, solo apunté, la existencia del congrio en salsa verde (Conger verdescens), pero trabajo por delante hay a destajo.

Entre los animales míticos que comemos los gallegos está el percebe, que Álvaro Cunqueiro comparó, cuando están en la piedra, con un montón de viquingos con sus cascos en la cabeza. Vaya, me parece recordar que fue Cunqueiro, porque ahora no encuentro la cita por ningún lado. Otro de los grandes mitos del país es la lamprea. Quinientos millones de años en Galicia y siempre vuelve de la emigración, no porque allá le haya ido mal sino porque echa de menos el río que la vio nacer.

Los gallegos le pagamos el amor a la tierra, igual tenía que decir el amor al agua, con la mayor muestra de amor que le podemos profesar a algo comestible: comiéndola e incorporando sus substancias a nuestro propio cuerpo, fundiéndonos, en definitiva, con ella.

Para incluir la lamprea entre los seres mítico-gastronómicos del país no es necesario darle mucho a la imaginación. No es necesario inventar una lamprea gigante que chupaba los barcos frente a la Costa da Morte hasta que los llevaba a pique, por ejemplo. Basta con conocer su naturaleza para comprender que estamos ante un mito viviente y que da lugar a creaciones no menos míticas, como las pesqueiras del Miño, del Ulla o del Tambre, que bien pueden ser vestigios de la época romana, por lo menos las más antiguas.

Estoy en estos momentos terminando de leer el libro de Miguel Piñeiro “Lampreas e pesqueiras“, publicado por Galaxia en su colección Guías Galaxia, a la que tengo una especial querencia porque fue un libro mío el primero de la serie.

Piñeiro habla en su libro sobre la lamprea, su historia entre nosotros, la manera de pescarla en los distintos ríos gallegos y las muchas recetas para cocinarla que fue recogiendo por todo el país: nada más y nada menos que 14 recetas, cuándo todos pensamos que solo se come a la bordelesa.

Si no supiera que todo lo que cuenta Piñeiro es cierto, pensaría que estoy leyendo un libro de mitos. Creo que la próxima lamprea me va a saber mejor.

(La temporada de la captura de lamprea comienza en el río Ulla a comienzos de enero. En el Miño algo más tarde)

Un comentario sobre “Lampreas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *