Caldo de calabaza

© Colineta, 12-11-2008.- Comentaba el pasado día 1 el uso que nuestros ancestros dieron a la calabaza en un caldo sencillo, vegetal, pero ciertamente delicioso. La receta ya la di en una ocasión pasada, pero como esta misma semana preparé uno de esos caldos antiguos, vuelvo a ponerla en compañía de sus fotos.

Hace tres años escribía:

«La receta es bien sencilla. Se ponen a cocer en agua fría dos puñados de alubias previamente remojadas desde el día anterior. Cuando van casi cocidas, se añade la calabaza cortada en dados del tamaño de una nuez pequeña, y patatas preparadas del mismo modo.

Mientras va cociendo todo junto, se pone aceite en una sartén y se sofríe en la misma una cebolla picadita. Cuando ya está bien hecha, pero sin llegar a dorarse, se retira el sofrito del fuego y agrega pimentón dulce o picante, al gusto de cada uno, aunque un poquito de picante siempre le va bien. Se remueve bien el pimentón y se vierte el sofrito en l caldo, momento que aprovechamos para añadir la sal precisa. Una vez que las patatas y las alubias estén cocidas (la calabaza prácticamente estará deshecha) se retira del fuego y se sirve bien caliente.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *