Enoturismo en Galicia

De Colineta

Galicia cuenta con unas excelentes condiciones para el enoturismo, una modalidad que va despertando poco a poco entre nosotros

Recientemente la bodega Condes de Albarei adquirió el Pazo de Baión para el que tiene un interesante proyecto de enoturismo, una actividad que combina vino y turismo y que en Galicia, a pesar de contar con muchos atractivos en el mundo del vino, está insuficientemente explotada.

Mientras esperamos la apertura de ese centro de Baión que promete convertirse en un faro para viajeros interesados en el mundo del vino, este verano abría en Meis un hotel donde el vino va a ser protagonista de varias formas. Se trata del Hotel Nova Vila, vinculado a Vilanova Peña, una de las principales firmas gallegas de decoración y complementos para la mesa.

El establecimiento es el primero gallego que se une al clube de hoteles del vino. Según nos contó en Arroz con chícharos (Cadena SER Galicia) su propietario, José Luis Vilanova, el vino va a estar presente en todo momento y no solo para catarlo, sino incluso en el baño de las habitaciones, donde los clientes podrán disfrutar de diversos productos elaborados con vino.

El hotel solo abre en los fines de semana y da la bienvenida a sus clientes con una cena-cata, en la que se degustan los mejores caldos de las Rías Baixas. Todo en una casa de 1775.

Puede que lo más curioso de este hotel es que además se convierte en un show-room de Vilanova Peña, así que bien podría darse la siguiente conversación:

Camarero, al final de la cena láveme los platos y prepareme la factura, que me los llevo a casa.

Todo lo que hay en el hotel está a la venta allí mismo o en las instalaciones que Vilanova Peña tiene en Ribadumia.

Vinosobroso, en Mondariz

Otro caso destacable de turismo enológico en Galicia es el de Vinosobroso, una iniciativa de la enóloga Cristina Alcalá, en la localidad pontevedresa de Mondariz.

Vinosobroso es una empresa de enoturismo, pero también de asesoramiento a empresas del mundo del vino. Dispone de una casa de más de 100 años de antigüedad recién restaurada en la que además de descansar se pueden realizar actividades de todo tipo relacionadas con el mundo del vino.

Cristina destaca como especialmente interesantes las catas-maridaje de vinos y conservas gallegas, así como todo tipo de actividades relacionadas con el mundo del vino y la viticultura, siempre teniendo en cuenta la estacionalidad de los trabajos en la viña.

En Vinosobroso las actividades se realizan siempre para grupos mínimos de ocho personas, por lo que lo mejor es organizarse con los amigos y concertar el programa previamente.

Según Cristina Alcalá, en los meses de verano son turistas llegados de fuera de Galicia los que copan la actividad de Vinosobroso, pero en el resto del año cada vez es mayor el interés de los gallegos por este tipo de turismo.

Las recomendaciones de Cristina Alcalá podemos encontrarlas también en la sección de vinos de Parasaber, una web del grupo Prisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *