Hay quien no se entera

En paralelo al caso de las vieiras de Ferrol, aunque no mucha gente haya caído en eso, hay en los medios un no-sé-que alrededor de las estrellas Michelín concedidas a los restaurantes gallegos, y parece que no todo el mundo tiene las cosas claras.

Probablemente la primera metedura de pata apareció en Vieiros, donde en la entradilla de una información se aseguraba que Toñi Vicente era poseedora de la única estrella Michelín concedida a un restaurante gallego. Yo solo vi la entradilla de la información que me llegó vía Bloglines, ya que cuando entré en el periódico el error había sido corregido, supongo que después de recibir los comentarios de algún lector aclarando la cosa.

Hoy es Antón Reixa, en El País, el que se equivoca. Habla de la insistencia de los medios alrededor de las estrellas Michelín y dice: “aunque debo recordar que, hasta donde yo sé, no sólo ella en Galicia ha merecido él reconocimiento de la guía Michelin (cómo se insistía en él tratamiento rayano al sensacionalismo de la información), sino también Casa Marcelo disfruta de ese reconocimiento” y con mucha chispa continúa “Espero que así como lana redada ha contribuido la lana divulgación de lana toxina, en el tengan que detener a mi amigo Marcelo para que se enteren todos de su estrella Michelin.”.

Pues bien, para quien no la conozca aquí va la lista de restaurantes gallegos con una estrella Michelín en la actualidad:

Toñi Vicente y Casa Marcelo en Santiago de Compostela

Casa Pardo y Playa Club en A Coruña

La Taberna de Rotillo en Sanxenxo

Casa Solla en Poio

A Rexidora en Bentraces (Ourense)

Yayo Daporta en Cambados

Fogón Retiro da Costiña en Santa Comba (A Coruña)

Total: nueve estrellas en Galicia. En noviembre sale la próxima edición de la guía ¡a ver que nos depara!

Desinformación

Por otro lado, la desinformación alrededor de cómo se eliminan las toxinas de las vieiras sigue en los periódicos y en la red. En la edición digital de Atlántico Diario, de Vigo, leo un artículo de la agencia EFE del que supongo que los lectores sacarán dos conclusiones:

1. Las toxinas están en las vieiras crudas

2. Las toxinas no resisten las altas temperaturas de un horno cuando se hacen en empanada.

Parece que se están confundiendo toxinas con microorganismos. Efectivamente, los microorganismo que causan intoxicaciones alimentarias (salmonella y demás colegas) mueren por la acción del calor. Pero aquí estamos tratando de toxinas, es decir, de substancias químicas que, según dicen los que saben del tema, no se ven afectadas por la temperatura. Así que si hay toxicidad antes de cocinarlas también la hay después.

¿Qué falta?: “cabeza, Calixto, cabeza”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *