Desinformación y vieiras ¿cuales son más tóxicas?

De Colineta

Prohibiciones que no son tal, redes de «traficantes», estrellas michelín desaparecidas, la desinformación crece alrededor del problema de las vieiras ferrolanas, mientras continúa el secreto del sumario

El asunto de las vieiras de la ría de Ferrol va a traer cola y pueden ser graves las consecuencias para el prestigio de la cocina y de la despensa gallega, y más en un mundo donde la información circula con una facilidad y rapidez increíble, cosa ciertamente positiva pero con un efecto “colateral” indeseable: la desinformación y las falsedades tienen la misma facilidad y rapidez.

Se habla mucho de la poca fiabilidad de una buena parte de la información que circula por internet y razón no les falta a los que tal dicen. Pero no podemos olvidar que las ediciones digitales de los medios de comunicación tradicionales también están en internet… y a veces también en ellas hay datos errados.

Tal acontece hoy mismo en la web de Antena 3, donde la información comienza diciendo que Toñi es la única cocinera gallega que tiene una estrella michelín. Cierto que fue la primera en conseguirla, pero en La Taberna de Rotilio y en Casa Pardo las cocinas también están gobernadas por mujeres (Manicha Domínguez y Ana Gago respectivamente).

En la web de Consumer Eroski podemos leer, en referencia a la vieira gallega, que “Desde hace una década no se consume esta especie, ya que puede causar problemas a los consumidores, desde una gastroenteritis hasta degenerar en Alzheimer a largo plazo”. En realidad es en la ría de Ferrol donde lleva una década prohibida la comercialización de la vieira. En el resto de rías gallegas no.

También se está informando de que la normativa prohíbe mariscar vieira en las rías gallegas y venderla directamente, cuando la realidad es que la normativa establece que la vieira de las rías gallegas debe ser procesada antes de la su salída al mercado por empresas debidamente autorizadas, en las que se extraen toda la parte no comestible de la vieira y se comprueba que la parte comestible cumple los requisitos establecidos. La diferencia entre un planteamiento y otro es muy grande, ya que con lo que se está publicando muchos lectores van a quedarse solo con la idea parcial de que la normativa prohíbe mariscar vieira en las rías gallegas. En la edición digital de El Mundo caen en este error. Y no son los únicos.

En Directo al Paladar ya hablan de una supuesta implicación de Toñi en una red de “traficantes” (esta palabra es mía) de vieiras. Y ABC emplea el nombre de Antonia Rodríguez Vicente. Solo falta añadir «alias Toñi Vicente».

Y mientras las actuaciones judiciales siguen bajo secreto de sumario, así que todo lo que se publica habrá que mirarlo con lupa. Esperemos que el secreto se levante lo antes posible y se haga luz sobre un asunto que puede hacer mucho daño a Galicia

5 comentarios en “Desinformación y vieiras ¿cuales son más tóxicas?

  • el 08 de septiembre de 2008 a las 14:00 02Mon, 08 Sep 2008 14:00:08 +000008.
    Permalink

    Cuando me he enterado de la noticia, hace un momento (tarde, pues) he acudido en primer lugar a los «blogastrónomos» gallegos porque sabía que me iban a contar el asunto mucho mejor que cualquier medio tradicional. Desde hace por lo menos dos años los blogueros somos cada vez más tradicionales, claro, pero visto lo visto (y leído lo leído), más creíbles.

    Gracias, pues, por tu información, tan puntual.

    Respuesta
  • el 08 de septiembre de 2008 a las 15:03 03Mon, 08 Sep 2008 15:03:24 +000024.
    Permalink

    Gracias por tus palabras, Manuel, pero he de aclarar que yo soy periodista desde hace 30 años y blogueiro desde hace menos de cuatro, así que mi «lado oscuro» es más fuerte que el otro. Pero me gustan las cosas claras, la información de primera mano y, ante la duda, un poco de sentido común y prudencia.
    Te recomiendo que visites también Capitulo O, donde Manolo Gago (también es periodista, lo aclaro por adelantado)dice verdades como puños.
    http://www.manuelgago.org/blog/index.php/2008/09/07/un-mal-espertar/

    Respuesta
  • Pingback:Vieiras e chefs: seguintes pasos quentes — Capítulo 0

  • el 08 de septiembre de 2008 a las 21:16 09Mon, 08 Sep 2008 21:16:17 +000017.
    Permalink

    En cuanto a la prohibición de extracción y comercialización de la vieira gallega, no es como estás diciendo ni mucho menos.

    La prohibición de extracción afecta a todas las aguas de Galicia y no sólo a la ría de Ferrol. Sólo se permite su captura bajo un plan de explotación específico aprobado por la Consellería de Pesca y siempre que los niveles de biotoxinas alcancen un mínimo: a partir de ahí, y despues de un determinado proceso por parte de empresas debidamente autorizadas, donde se elimina el hepatopáncreas y se somete a controles exhaustivos antes de salir al mercado cada una de las piezas. Además estas van envasadas al vacío y debidamente etiquetadas. Pero no siempre se dan estas condiciones, por lo cual la mayor parte del año está prohibida su captura.

    Por tanto, cualquier persona que adquiera, a día de hoy, vieiras frescas sin factura de compra y sin estar debidamente etiquetadas, está comprando un producto sin ningún tipo de control sanitario con lo que ello conlleva para el consumidor.

    Respuesta
  • el 08 de septiembre de 2008 a las 21:32 09Mon, 08 Sep 2008 21:32:34 +000034.
    Permalink

    Sobre el tema de la cocinera Toñi Vicente.

    Si una cocinera o cocinero sabe que lo que manipula está contaminado o de dudosa procedencia, veo bien que se le “castigue” por jugar con la salud de los demás. Otra cosa es, que comprara las vieiras y desconociese si estaban afectadas, en este caso, bajo mi punto de vista no hay que echarle la culpa para nada, si no de quien o quienes lo sabían y aun así, las comercializaban. Muchos alimentos contaminados no se aprecian a simple vista antes de cocinarlos y es imposible de saberlo si no se cuentan con los medios previo examen en laboratorio.

    JOAN VILLARÓ
    http://www.joanvillaro.e.telefonica.net

    (Maestro cocinero)

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *