Los “ricos” de Melide

Los melindres de Melide tienen fama en todo el país, pero no son el único dulce tradicional que se elabora en la villa coruñesa, único lugar de Galicia donde se producen los ricos una especialidad poco conocida fuera de la zona.

Hace un par de años tuve la oportunidad de presenciar todo el proceso de elaboración de este dulce tan peculiar en el obrador de Casa Melchora, donde me explicaron con detalle la receta y pude fotografiar todo el proceso. El destino de aquel trabajo era un reportaje que se publicó en Galicia Gastronómica y que fue suprimido de esta web después de su último cambio de imagen.

Así que aprovecho para contar de nuevo la receta y manera de preparación de los ricos, que en estos días estuvieron de actualidad a causa del taller de repostería tradicional que hicieron pasteleros de la villa con los chavales de un campamento de verano que tiene lugar en Melide.

Necesitamos de 3 a 4 kilos de harina de la mejor calidad, 2 kilos de azúcar, 24 huevos, taza y media de anís y un litro de mantequilla de vaca cocida derretida al fuego. La cantidad de harina es estimada (“la experiencia dice cuando hace falta más o es suficiente”, me dijeron) y corresponde a lo que es un amasado normal en casa Melchora, del que se obtienen muchos, muchísimos ricos (hasta 240 para esas cantidades) así que para hacerlos en la casa habrá que reducir proporcionalmente todos los ingredientes.

Con la harina se hace un volcán y en medio se cascan los huevos, se echa el anís y la mantequilla y se amasa todo hasta tener una masa semejante a la de las orejas de fraile. Con la ayuda de un instrumento especial, semejante a algunos empleados antiguamente para embutir los chorizos, se extiende la masa en tablas formando largos cordones que a continuación se cortan con un cuchillo al tamaño normal de los ricos (alrededor de 10 centímetros). Como se puede ver en las fotos, la superficie de los ricos está surcada longitudinalmente por largos surcos.

Después van al horno (alrededor de un cuarto de hora a 200 grados) y una vez fríos están listos para disfrutar de los mismos.


2 comentarios sobre “Los “ricos” de Melide

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *