San Xoán, sardiñadas… tradicionais?

Texto Gal-Esp.
¿Sardiñadas tradicionais na noite de San Xoán?. Habería primeiro que definir qué é tradicional e cando algo novo se converte en tal. En calquera caso, as sardiñadas do 23 de xuño son cousa recente, do último terzo do séxulo XX. Hai cen anos, ou menos, os coruñeses remataban a noite comendo amorodos en Eirís (penso que roubados nas hortas) e os ferroláns bebendo leite en San Xoán de Filgueira. Daquela, as brasa das fogueiras non servían para asar sardiñas. E o churrasco aínda non chegara de América.
O que segue publicouse orixinalmente en Colineta o 23 de xuño de 2008:

San Xoán. Se polo espazo adiante hai vida intelixente que nos poida ver na noite que se aveciña, non dubido que exclamarán todos a unha: ¿Están tolos estes galegos?. Dende as alturas esta noite Galicia debe ser un espectáculo semellante a un ceo estrelado, con miles de fogueiras acesas por todas partes.

Aquí, na Amaía onde vivo, o espírito minifundista chega ata as fogueiras de San Xoán, de maneira que cada grupiño de casas, cada urbanización e cada casa illada ten a súa propia fogueira. Nada parecido ao foleón da miña infancia en Ferreira do Valadouro, comunal, no medio da praza, no que traballabamos todos os rapaces da vila.

Dun tempo a esta parte aos foleós, cacharelas, luminarias ou como chamen en cada lugar de Galicia únense outras estrelas, menores no escintilar pero non menos importantes para os concorrentes: as brasas para as sardiñas e o churrasco.

Aos máis novos pareceralles que a tradición das sardiñadas de San Xoán son cousa de toda a vida, pero a realidade é que se trata dun costume moi recente. Con tódolos reparos do mundo, e agradecendo de antemán calquera información adicional que me poida chegar, eu atreveríame a dicir que as sardiñadas comezaron aló pola década dos setenta do século pasado. É dicir, hai entre 30 e 40 anos.

Para o meu libro “A cociña do Entroido e San Xoán” (Edicións Xerais) traballei sobre o tema buscando información en xornais galegos de todo o século XX e parte do XIX. A primeira referencia a unha sardiñada na noite do 23 de xuño atopeina en La Voz de Galicia do 24 de xuño de 1970, día no que o xornal informa sobre o programa de festas desta localidade pontevedresa, reproducindo completo o programa das mesmas, incluso o do día anterior, 23 de xuño, do que di: “Por la noche, verbena a cargo de la orquesta ‘Venus’. Inauguración de extraordinario alumbrado. Quema del ‘lumeiro’ de San Juan, sesión de fuegos artificiales y ofrecimiento gratuito de sardinas a la brasa y vino del país”.

Cinco anos antes (1965) o 24 de xuño de 1965 Faro de Vigo informa de “La empanada de Cotomondongo”, asegurando que levou 700 sardiñas, cinco quilos de pementos morróns e outros tantos de tomates, 18 quilos de cebolas e 8 litros de aceite. Segundo o xornal, é o sexto ano consecutivo que, chegado San Xoán, os veciños da rúa José Antonio cocen unha monumental empanada de sardiñas para a celebración. A información vai acompañada dunha fotografía da empanada, de cinco metros de longo e setenta centímetros de ancho. Ademais, na festa consumiuse un xamón, 500 ovos e, como aperitivo, 60 quilos de polbo.

Outro dato importante é a información sobre lonxas nos días próximos a San Xoán. Na década dos sesenta os xornais non informan sobre as vendas de sardiñas, pero na dos setenta o tema repítese ano tras ano:

Próximo el San Juan escasea la sardina. La Voz de Galicia, 23 de xuño de 1973.

Las fiestas de San Juan y la escasez hicieron subir el precio de las sardinas. La Voz de Galicia, 23 de xuño de 1974.

A mil pesetas la caja de sardinas. Las lumeiradas de San Juan provocaron el disparo de los precios. La Voz de Galicia, 24 de xuño de 1975.

¿Quere isto dicir que a tradición gastronómica da noite de San Xoán nace no último terzo do século XX?.

Pois definitivamente non. Para probalo remato coa transcrición parcial dalgunhas informacións sobre a noite de San Xoán publicadas en xornais galegos:

“En las pendencias que se suscitaron intervinieron oportunamente los guardias de Seguridad, cuyo Teniente Sr. Fondado ha sostenido una celosa y activa vigilancia durante la noche, especialmente en las afueras, donde la costumbres de acabar la fiesta con fresas y cuchilladas es ya proverbial”. La Voz de Galicia, 24 de xuño de 1888, falando de A Coruña.

“Para San Juan. Se admiten hoy los encargos de Tartas, Ramilletes, Pastelones, Fiambres Parrulos, Novedades, Platos de todas clases, Bandejas, etc., etc.”. La Voz de Galicia, 23 de xuño de 1903. Anuncio da Casa Pelletier.

“No se permitieron las fogatas ni los petardos, pero se bailó hasta decir basta y se bebió sin tasa.
De madrugada, los trasnochadores se dirigen a San Juan de Filgueira para tomar la leche, cumpliendo así una tradición”
. La Voz de Galicia, 24 de xuño de 1928, falando de Ferrol.

“Finalizada la verbena la gente moza seguía trouleando hasta el amanecer al son de las guitarras, bandurrias y gaitas. Y luego se dirigían a Los Castros y a Eirís a comer las fresas en las propias plantas”. La Voz de Galicia, 1967. O xornalista fala do San Xoán de antano.

La costumbre de ir a comer las fresas hubo de extinguirse cuando estas dejaron de cultivarse por allí y por los otros lugares cercanos. Hace medio siglo aún se practicaba, pero ya había perdido la importancia de antaño”. La Voz de Galicia, 1969.

¿Sardiñadas tradicionales en la noche de San Juan?. Habría primero que definir qué es tradicional y cuando algo nuevo se convierte en tal. En calqueir caso, las sardiñadas del 23 de junio son cosa reciente, del último tercio del siglo XX. Hace cien años, o menos, los coruñeses terminaban la noche comiendo fresas en Eirís (pienso que robadas nas hortas) y los ferrolanos bebiendo leche en San Juan de Filgueira. Entonces, las brasa de las hogueras no servían para asar sardinas. Y el churrasco aún no llegara de América.
Lo que sigue se publicó originalmente en Colineta el 23 de junio de 2008:

San Juan. Si por el espacio adelante hay vida inteligente que nos pueda ver en la noche que se avecina, no dudo que exclamarán todos a una: ¿Están locos estos gallegos?. Desde las alturas esta noche Galicia debe ser un espectáculo semejante a un cielo estrellado, con miles de hogueras encendidas por todas partes.

Aquí, en la Amaía donde vivo, el espíritu minifundista llega hasta las hogueras de San Juan, de manera que cada grupito de casas, cada urbanización y cada casa aislada tiene su propia hoguera. Nada parecido al foleón de mi infancia en Ferreira do Valadouro, comunal, en medio de la plaza, en el que trabajábamos todos los chavales de la villa.

De un tiempo a esta parte a los foleós, cacharelas, luminarias o como llamen en cada lugar de Galicia se unen otras estrellas, menores en el brillo pero no menos importantes para los concurrente: las brasas para las sardinas y el churrasco.

A los más jóvenes les parecerá que la tradición de las sardiñadas de San Juan son cosa de toda la vida, pero la realidad es que se trata de una costumbre muy reciente. Con todos los reparos del mundo, y agradeciendo de antemano cualquier información adicional que me pueda llegar, yo me atrevería a decir que las sardiñadas comenzaron allá por la década de los setenta del siglo pasado. Es decir, hace entre 30 y 40 años.

Para mi libro “A cociña do Entroido e San Xoán” (Edicións Xerais) trabajé sobre el tema buscando información en periódicos gallegos de todo el siglo XX y parte del XIX. La primera referencia a una sardiñada en la noche del 23 de junio la encontré en La Voz de Galicia del 24 de junio de 1970, día en el que el periódico informa sobre el programa de fiestas de esta localidad pontevedresa, reproduciendo completo el programa de las mismas, incluso el del día anterior, 23 de junio, del que dice: “Por la noche, verbena a cargo de la orquesta ‘Venus’. Inauguración de extraordinario alumbrado. Quema del ‘lumeiro’ de San Juan, sesión de fuegos artificiales y ofrecimiento gratuito de sardinas a la brasa y vino del país”.

Cinco años antes (1965) el 24 de junio de 1965 Faro de Vigo informa de “La empanada de Cotomondongo”, asegurando que llevó 700 sardinas, cinco kilos de pimientos morrones y otros tantos de tomates, 18 kilos de cebollas y 8 litros de aceite. Según el periódico, es el sexto año consecutivo que, llegado San Juan, los vecinos de la calle José Antonio cuecen una monumental empanada de sardinas para la celebración. La información va acompañada de una fotografía de la empanada, de cinco metros de largo y setenta centímetros de ancho. Además, en la fiesta se consumió un jamón, 500 huevos y, como aperitivo, 60 kilos de pulpo.

Otro dato importante es la información sobre lonjas en los días próximos a San Juan. En la década de los sesenta los periódicos no informan sobre las ventas de sardinas, pero en la de los setenta el tema se repite año tras año:

Próximo el San Juan escasea la sardina. La Voz de Galicia, 23 de junio de 1973.

Las fiestas de San Juan y la escasez hicieron subir el precio de las sardinas. La Voz de Galicia, 23 de junio de 1974.

A mil pesetas la caja de sardinas. Las lumeiradas de San Juan provocaron el disparo de los precios. La Voz de Galicia, 24 de junio de 1975.

¿Quiere esto decir que la tradición gastronómica de la noche de San Juan nace en el último tercio del siglo XX?.

Pues definitivamente no. Para probarlo termino con la trascripción parcial de algunas informaciones sobre la noche de San Juan publicadas en periódicos gallegos:

“En las pendencias que se suscitaron intervinieron oportunamente los guardias de Seguridad, cuyo Teniente Sr. Fondado ha sostenido una celosa y activa vigilancia durante la noche, especialmente en las afueras, donde la costumbres de acabar la fiesta con fresas y cuchilladas es ya proverbial”. La Voz de Galicia, 24 de junio de 1888, hablando de A Coruña.

“Para San Juan. Se admiten hoy los encargos de Tartas, Ramilletes, Pastelones, Fiambres Parrulos, Novedades, Platos de todas clases, Bandejas, etc., etc.”. La Voz de Galicia, 23 de junio de 1903. Anuncio de la Casa Pelletier.

“No se permitieron las fogatas ni los petardos, pero se bailó hasta decir basta y se bebió sin tasa.
De madrugada, los trasnochadores se dirigen a San Juan de Filgueira para tomar la leche, cumpliendo así una tradición”
. La Voz de Galicia, 24 de junio de 1928, hablando de Ferrol.

“Finalizada la verbena la gente moza seguía trouleando hasta el amanecer al son de las guitarras, bandurrias y gaitas. Y luego se dirigían a Los Castros y a Eirís a comer las fresas en las propias plantas”. La Voz de Galicia, 1967. El periodista habla del San Juan de antaño.

“La costumbre de ir a comer las fresas hubo de extinguirse cuando estas dejaron de cultivarse por allí y por los otros lugares cercanos. Hace medio siglo aún se practicaba, pero ya había perdido la importancia de antaño”. La Voz de Galicia, 1969.

Un comentario sobre “San Xoán, sardiñadas… tradicionais?

  • el 07 de septiembre de 2016 a las 16:34 04Wed, 07 Sep 2016 16:34:23 +000023.
    Permalink

    Siguiendo tu estela lacocinadelasideas.com
    Échale un vistazo.
    Saludos

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *