Fiestas ¿gastronómicas?

La televisión ofrece un reportaje sobre la última fiesta del albariño celebrada en Cambados. Hay muchas pandillas de jóvenes, todos con su copa colgada al cuello. La reportera les hace a todos la misma pregunta: ¿cómo se llama a los borrachos en tu lugar de origen? Así sabemos la denominación correspondiente a lugares tan dispares como Mos, Boimorto, Viveiro, Cádiz, Rusia… A todos les brillan los ojos y algunos están claramente peneques.

Para los jóvenes que refleja el programa lo importante es la fiesta, no el vino. ¿Para esto sirven las fiestas gastronómicas que inundan Galicia en los meses de verano?

Sin duda en Cambados algunos bodegueros habrán sacado de sus almacenes una buena cantidad de vino. Pero ¿es esa la imagen que quieren dar?

No cabe duda de que algunas fiestas gastronómicas gallegas sirven para potenciar producciones locales que poco a poco van abriéndose hueco en el mercado. Pero otras parecen más bien pensadas para lucimiento del alcalde de turno. Hasta las hay que ni se pensaron. ¿Una fiesta de la paella en Galicia?. Pues la tenemos. Como tenemos fiestas de la trucha… de piscifactoría, que las salvajes hace décadas que está prohibido comercializarlas. O fiestas de la langosta donde hace muchos años no pescan una sola, o del berberecho donde no existe ni rastro de ellos desde hace décadas.

Parece que lo importante es la fiesta (donde además se come mal, incómodo y caro). La palabra gastronómica sirve de adorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *