Espumoso tinto Señorío de Rubiós, D.O. Rías Baixas

Olía a buen vino cuando llegué pero la máquina que realiza el degüelle, rellenado de las botellas con el licor de expedición y cerrado de las mismas con el corcho definitivo parecía impoluta, porque estaban terminando el proceso de degüelle y embotellado del espumoso blanco Señorío de Rubiós, del que la bodega sacará al mercado 6.000 botellas de brut, además de elaborar otras 600 de brut nature.

Poco tiempo después, y tras proceder a un minucioso lavado de la máquina, la sangre comenzó a correr por los tubos que parecían venas y conectaban el depósito del licor de expedición con el mecanismo que lo inyecta en la botella a la que se acaba de sacar la chapa, expulsando por la propia presión del vino las levaduras congeladas.

El color del vino tinto teñía las piezas de un aparato que rara vez lo ve. Y poco después, la persona que dirigía todo el proceso alargó hacia mí la mano en la que me ofrecía una copa del vino que estaba procesando. Mi primera copa de espumoso tinto gallego. La primera copa que se servía de ese espumoso acabado de embotellar.

Estaba frío (la máquina trabaja a menos 27 grados centígrados para congelar el contenido del cuello de la botella, y el frío se transmite a todo el contenido de la botella). Pero cuando alcanzó una temperatura razonable en la copa aparecieron los aromas y los sabores de los tintos de Rubiós acompañados de una burbuja muy abundante y muy fina. El resto lo cuento en BenBo .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *