Pescado de la mar océana

Partamos de una realidad palpable: a la gran mayoría de los consumidores lo mismo les da. A un porcentaje altísimo de los que hacen la compra lo que más les interesa del etiquetado es el espacio donde aparece el precio. El resto seguramente les estorba.

Se puede comprobar fácilmente en cualquier mercado o supermercado. Incluso puede que no sea necesario llegar allí y baste reflexionar un poco sobre nuestros propios hábitos de consumo.

La industria conoce de sobra esa realidad y se mueve en ella como pez en el agua.

¿Pez dije?. Hace unos días La Voz de Galicia nos acercaba la noticia de que el Parlamento Europeo decidió que el origen de la materia prima no tendrá que figurar en el etiquetado de las conservas de pescado. Es decir, se mantiene la situación de facto actual y no se da un paso adelante ofreciendo una información que algunos consumidores, no muchos, miramos.

Para la industria supone un problema menos. Especialmente para las grandes conserveras a las que el pescado posiblemente llegue mezclado de varios orígenes. El secretario general de Anfaco aseguró de inmediato que la industria cumple la norma de trazabilidad (aunque la información no llegue a los consumidores) y que de nada le sirve al consumidor que se indique que el producto procede de la zona FAO 27. También intentó aclarar las cosas Carmen Fraga.

Tiene razón Vieites en su segunda afirmación. Harto de ver referencias a la misma, un día quise saber qué era a FAO 27 y me dio la risa… nerviosa. Tal zona llega desde Gibraltar hasta el archipiélago ruso de Nueva Zembla, en el confín del mar de Barents, así que comprende toda la costa atlántica de Europa, incluida Islandia y la costa oriental de Groenlandia. En el enlace se puede ver mejor.

Dada la escasa definición de estas zonas FAO, digo yo si no sería más idóneo etiquetar de otra manera. Por ejemplo, poner “Pescado procedente de la mar océano”. Dice lo mismo, pero resulta más entretenido.
Yo entiendo la postura de los conserveros. Su negocio es vender conservas a una gente a la que tanto le da de donde procede lo que hay dentro de la lata y la lata misma. El riesgo es que empiezan metiendo en la lata mejillón chileno y acaban haciendo ese proceso en Chile y los bateeiros y trabajadoras gallegas de la conserva que se busquen la vida o vayan al paro, que ahora hay unas ofertas estupendas. No comprenden que el día que todos acabemos en el paro no va a haber quien compre sus productos.

Pero no entiendo muy bien el proceder de tantas pequeñas conserveras que hay por Galicia, que compran su materia prima en las lonjas gallegas, que hacen todo el proceso en Galicia y que después se olvidan de indicarlo en su etiquetado. Parece que centran todos sus esfuerzos en que el contenido de sus latas sea espléndido, y después se olvidan de contarnos la maravilla que va dentro. Exactamente lo que le pasa a todo el sector productor gallego, que elabora grandes productos pero no los vende como se merecen.
Antes pensaba que el problema era que los gallegos sabíamos producir pero no vender. Pero estaba errado. Que sabemos vender está ya demostrado, aunque de momento parece que solo aplicamos ese conocimiento a lo que producimos fuera. El mundo de las ginebras premium es la demostración más actual de lo que digo.

Pero estábamos hablando de pescado y su origen. O que el mismo le importa al gran público quedó patente hace tiempo, cuando un día hice la lista lista de lo que vendían en el Mercadona más próximo. Se podría pensar que el problema es la poca sensibilidad de una marca levantina en Galicia. El domingo cociné un congrio comprado en el Froiz de mi pueblo. El congrio procedía de un puerto gallego, pero estaba rodeado de sarinillas y boquerones del Mediterráneo, almejas portuguesas, navajas holandesas y pez espada, calamares y chipirones descongelados. Froiz es una empresa netamente gallega. Por la tarde el pescado estaba todo vendido.

Un comentario sobre “Pescado de la mar océana

  • el 20 de septiembre de 2012 a las 01:34 01Thu, 20 Sep 2012 01:34:49 +000049.
    Permalink

    Es una verdadera pena lo que le están haciendo a nuestros productos, tenemos productos de calidad pero a la hora de vender no somos capaces de reinvindicar nuestra marca y calidad, en cambio dices Galicia y es sinonimo de calidad aunque bajo ese nombre vendan necora marroquí o pimiento de Polonia. De pena

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *