El queso del trigo

Parece que en otro tiempo se guardaba queso en las arcas donde se almacenaban los cereales, sin tener muy claro hoy si con esa práctica se buscaba modificar las características organolépticas del queso, unas mejores condiciones térmicas en verano o, como aseguran algunos, era la manera de esconder el producto de miradas no deseadas.

La última explicación tiene mucha lógica, ya que el arca del trigo sirvió para guardar más que el queso. Era un escondite habitual de los cuartos y otras riquezas de la casa. En 1888 el cura de Santa Cruz de O Valadouro era asesinado, junto con dos criadas y un criado, para robar los dineros que había en la casa. Los ladrones se llevaron poco más de 900 pesetas, pero no encontraron las casi dos mil que aparecieron días después del asesinato: 7.949 reales escondidos… en el arca del centeno.

Lo de las condiciones térmicas parece menos realista, ya que resulta fácil que una vieja casa de una piedra disponga de espacios más frescos en verano que el arca del cereal. Pero quien sabe…

Nos quedan la posibilidad de buscar un tipo diferente de queso. Desconozco si lo buscaban o no, pero tengo bien claro que lo consiguieron, después de probar el queso curado en centeno de la Casa Grande de Xanceda, del que ya hablé aquí.

Ahora aguardo impaciente a probar el queso de la Ulloa que Arqueixal prevé curar en las arcas del trigo del país que cultivan en la Ulloa. Como bien dijo en la entrevista de la Cadena SER el propietario de la quesería, Xosé Lois Carreira, se trata de recuperar una vieja tradición de la zona que estaba perdida. ¡Ya nos tarda probar el resultado!

Entrevista a Xosé Lois Carreira, propietario de Arqueixal, en Cadena SER Galicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *