Álvaro Cunqueiro

Veintidós de diciembre. Para la mayor parte de los ciudadanos de este país el día de la lotería de Navidad y, por extensión, el de la salud para los que tienen que conformarse con seguir como estaban, que son casi todos.

Pero también para muchos hoy es el día de recordar al inmortal escritor mindoniense Álvaro Cunqueiro, que tal día como hoy, hace cien años, respiraba por primera vez los aires de aquel Mondoñedo rico en pan, aguas y latín, como años más tarde él mismo lo definiría. Nada se sabe de sus primeros llantos infantiles, pero a buen seguro que fueron requintados y fantasiosos.

Pasó el tiempo y Cunqueiro recorrió el país entero y se ve que en todas partes fue absorbiendo influencias que después llevaría a una obra al tiempo universal y profundamente gallega.

Allá por 1935, con 24 años, escribió, manuscrita, una pequeña autobiografía en la que cuenta que de niño tenía pasión por los caballos y los encajes y que era poco xogantín, mentiroso y contemplativo. Y también que con ocho años ya había leído a Julio Verne y Los miserables, de Víctor Hugo, mostrando desde muy niño la voracidad lectora que lo acompañó toda la vida.

Con el bachillerato comenzaron sus viajes por el país, y fue Lugo la ciudad en la que pasó su adolescencia. Cuenta Cunqueiro que allí comenzó a hablar gallego habitualmente y escribió una novela de aventuras con Buffalo Bill, él mismo, Napoleón y otros personajes. “Los personajes hablaban en gallego y las cosas pasaban en castellano” escribe.

En Lugo se puso en leer libro, periódicos, revistas “sin tasa, sin orden, sin concierto posible“. Y después de hablar de los cazadores de su familia declara que le gustaría ser “cazador e intérprete“.

En 1928 llega a Santiago para estudiar Filosofía y Letras, carrera que nunca terminaría, y asegura que le tira la pintura y que le gustaría dibujar bien. Y ya no cuenta nada más, a no ser los paseos que le gusta hacer por Mondoñedo.

Después llegaría la guerra, el tiempo pasado en Madrid, el duro regreso a Mondoñedo y una larga etapa viguesa dedicada al periodismo y la literatura.

Con la guerra civil llega un cambio importante en la obra de Cunqueiro. En sus primeros años de escritor Cunqueiro escribe poesía en gallego (Mar ao norde, 1932, Poemas do si e do non, 1933, Cantiga nova que se chama riveira, 1933,…) pero durante la guerra comienza a colaborar en diversos periódicos, con artículos escritos en castellano. A partir de entonces en su obra periodística predominará el castellano y en la obra literaria el gallego, aunque en ninguno de los casos de manera exclusiva.

Y con los artículos periodísticos llega el Cunqueiro interesado en el mundo de los vinos y la gastronomía, que acabaría no solo inundando sus colaboraciones en periódicos y revistas sino también sus novelas, cuentos, relatos y, en definitiva, toda su obra en prosa, mientras la poesía y el teatro se mantuvieron ajenos a sus intereses culinarios.

Nos dejó Cunqueiro una obra inmensa. Treinta años después de su muerte aún siguen apareciendo nuevos libros de recopilación de artículos periodísticos, y siguen muchos otros durmiendo en las hemerotecas aguardando al investigador inquieto.

Trabajador incansable, en aquella autobiografía manuscrita a los 24 años Cunqueiro explicó su método de trabajo:

Nada puedo decir. Como si la luz hiciese un redondel blanquísimo en la oscuridad. Yo voy entrando en él y poniendo palabras, palabras. Cuando ya me siento yo todo en aquella misma luz, van saliendo otras palabras diferentes, casi un mundo. Este es el poema“.

En la foto (dios sabe a quien se la robamos) Cunqueiro y Josep Pla cojen del brazo a Carmen, la cocinera del restaurante vigués Mosquito. La primera galega en obtener una estrella michelín. Fue en 1980, el mismo año en que lograron la suya Casa Solla y el desaparecido Chocolate, de Vilagarcía de Arousa

2 comentarios sobre “Álvaro Cunqueiro

  • el 24 de diciembre de 2011 a las 01:46 01Sat, 24 Dec 2011 01:46:40 +000040.
    Permalink

    El de la derecha en la foto es Torrente Ballester, no?

    Respuesta
  • el 24 de diciembre de 2011 a las 19:05 07Sat, 24 Dec 2011 19:05:38 +000038.
    Permalink

    Efectivamente, Fernando, es Torrente

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *