Un día estupendo en la Quinta de San Amaro

Rape albardado al horno con crema de calabaza y habitas

Ahora que lo pienso, creo que fue el primer taller de cocina al que asistí desde el otro lado de la mesa, sin más responsabilidad que disfrutar del mimso, de la compañía y de los platos y vinos que pasaron por la mesa.

La Quinta de Sano Amaro, un hotel en pleno rural gallego, en el ayuntamiento de Meaño y, por lo tanto en medio de un mar de vino y muy próximo también al Atlántico, está poniendo en marcha una actividad dirigida a dinamizar el mundo del turismo rural que, por lo menos en Galicia, ofrece espléndidas instalaciones y muy pocas actividades.

El hotel es una maravilla, como bien puede apreciarse a través de su web. Cuenta además con restaurante y un comedor acristalado que en otoño, cuando las viñas que lo rodean se colorean, debe ofrecer un espectáculo excepcional.

Quinta de San Amaro prevé ofrecer una actividad gastronómica para grupos, consistente en un taller en que los participantes se desplazan, en compañía de un cocinero y un jefe de sala, a la plaza de abastos de O Grove, donde realizarán la compra de los alimentos que después, en una amplia cocina del hotel, prepararán bajo la dirección de los cocineros. El taller termina con una comida en la que se degustan los platos preparados, con buenos vinos gallegos, café y queimada. Los cocineros incluso se animan con el conjuro, algo que sin duda va a encantar a los clientes de fuera y a los gallegos más enxebres.

Yo conocía de sobra el modelo, que no es otro que el de los Merco e cociño que pusimos en práctica en el Santiago Repetirás 2008-2009 y repetimos en el Forum Gastronómico 2010.

Para mí lo interesante era verlo desde el otro lado, como un participante más, y desde luego que lo disfruté.

La plaza de abastos de O Grove me pareció muy próxima al cliente y, en determinados aspectos, muy profesional. Las almejas, berberechos, navajas, longueiróns y ostras que se ofrecían estaban todas dentro de las bolsitas de red de la depuradora, lo que es una garantía de origen para el cliente. En otras plazas estos mariscos se presentan en grandes cestas o bandejas sin ninguna garantía de su origen.

Llamó especialmente la atención el enorme rape que ofrecían en un puesto. Alrededor de trece kilos, dijo la vendedora, lo que da para mucho comer. Nosotros compramos en el mismo puesto uno de algo más de cinco kilos y dio ocho muy generosas raciones, aparte de una enorme cabeza para la sopa. Tampoco eran mancos los bogavantes que ofrecían en otro puesto.

Y me llamó la atención la oferta de queso. No solo queso del país, sino también algunos foráneos muy curiosos. Y entre ellos uno de cabra que se etiqueta con nombre y dirección gallega pero que se elabora en Castellón. Habrá que ver de que va el asunto.

Finalmente, además del rape llevamos un pulpo de más de tres kilos, queso de San Simón, pan y algunas frutas y hortalizas.

De vuelta en el hotel, el tiempo pasó de la manera más distendida, con todos (seis alumnos y dos chefs: Paco Caneda e Pedro Sestayo) metidos en harina.

Para abrir el apetito tomamos unas tostas de pan de centeno con pasas, tostado, sobre la que se puso una trancha de queso de San Simón marcado en la plancha, un chorro de aceite de oliva virgen extra y un polvo de pimentón dulce de la Vera que gustó mucho a todos.

De comer, ya sentados a la mesa, tuvimos un pulpo acompañado de patatas confitadas (en el aceite de girasol pusimos unos dientes de ajo y una hoja del limonero del jardín próximo) y con un alioli con frutas (uvas y pera).

El plato fuerte fue el rape. Simplemente albardado con tocino ibérico y cocinado en el horno, servido sobre una crema de calabaza cocida con zumo de naranja y con unas habitas salteadas de guarnición.

La sobremesa consistió en filloas rellenas de queso crema con uvas, bañadas en salsa de frambuesa.

Café y queimada.

Sentados a la mesa veíamos llover fuera por la amplia cristalera de la cocina. Nos parecía un día estupendo.

Más en:

Guisandome la Vida

El sabor de lo dulce

Galicia 10 (próximo número)

Olvidé citar a la agencia Tee Travel, que organizó el evento con una gran profesionalidad y que ofrece un amplio catálogo de actividades turísticas, muchas de ellas entorno el mundo de la gastronomía.

2 comentarios sobre “Un día estupendo en la Quinta de San Amaro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *