[lang_gl]A CUNCA NÚMERO 22[/lang_gl][lang_es]LA “CUNCA” NÚMERO 22[/lang_es]

Juan Antonio Mesejo

A partir del número de enero colaboro en la revista de la Asociación de Hostelería de Santiago, comenzando con esta historia de Los Sobrinos del Padre

Dejó Álvaro Cunqueiro, sin duda alguna el mejor escritor gastronómico de nuestra historia, iniciada la historia de las tabernas gallegas, compuesta de media docena de artículos publicados en la revista Finisterre a lo largo del año 1946, cuando aún no había visto la luz su primera novela, Merlín y Familia, que es de 1955.

Le sirve a Cunqueiro el primero artículo de la serie para recordar como, con nueve años, conoció el vino en la taberna del Rulo, en Riotorto (Lugo) y para escribir algunas de las más hermosas palabras que se hayan leído sobre las tabernas compostelanas: “… onde realmente se bebe es en las tabernas de Santiago de Compostela. Se bebe allí un vino que ha aprendido a trepidar en las barricas cuando repican las campanas basilicales. Algo pasa en las tascas compostelanas, en el Padre Benito, el Túnel, el Senado, el Tanque… los vinos del país van a mejor, se reposan y anchean, toman una temperatura humana y grave, y parece como si fuese allí, en Compostela, bajo la camelia de aquel cielo sacro, donde se descubren las íntimas cales de los vinos del Miño y del Avia, del cabal Espadeiro, de los benedictinos albariños“. ¿Es un guiño a los poemas gallegos de García Lorca esa referencia a la camelia compostelana?.

Cunqueiro fue universitario en Compostela en 1927 y recuerda bien las tabernas de la ciudad, tanto que el tercer artículo de la serie está dedicado a “El Padre Benito“, hoy más conocida por Los Sobrinos del Padre, aunque el nombre completo del establecimiento es Los Sobrinos del Padre Benito, como nos aclara su propietario, Juan Antonio Mesejo mientras hace las cuentas con lápiz en el mármol del mostrador, quinta generación de una familia dedicada a este establecimiento y que ya tiene sucesión en su hijo, que trabaja con él.

La aclaración es importante ya que andan por ahí, frase hecha que en la actualidad quiere decir en internet, interpretaciones diversas sobre el origen del nombre de la taberna que finalmente viene de un cura, el Padre Benito, que al parecer funda el establecimiento y se lo deja en herencia a los sobrinos.

Casi dos décadas después de su andanzas compostelanas, se ve que Cunqueiro escribe de memoria y sitúa Padre Benito en la calle de la Raíña, cuando la taberna lleva casi dos siglos en el mismo sitio, en la plaza da Fonte de San Miguel.

Y cuenta también el escritor mindoniense que entonces la taberna era lugar de reunión de intelectuales hoy de fama: Carballo Calero, José María Castroviejo o el mismo don Álvaro, y cada uno tenía una taza personal para el vino. “Yo tenía lana taza número 22. El escultor Eiroa tenía la taza número 23“, escribe.

Estos días me acerqué a Los Sobrinos del Padre por ver esas tazas numeradas y procurar tener en mis manos esa número 22 y hasta tomarle un Ribeiro con ella, de permitirlo el propietario, para dar satisfacción a la parte mitómana de la propia personalidad. En el Padre Benito continúa sirviéndose el Ribeiro en tazas, pero ya no están las numeradas ni los viejos barriles que servían de mesa para tomar los vinos o el pulpo.

Juan Antonio miraba hacia la calle a través de los cristales del escaparate. ¡Quien sabe si esperaba visita!.

5 comentarios sobre “[lang_gl]A CUNCA NÚMERO 22[/lang_gl][lang_es]LA “CUNCA” NÚMERO 22[/lang_es]

  • el 31 de diciembre de 2010 a las 02:08 02Fri, 31 Dec 2010 02:08:38 +000038.
    Permalink

    La verdad es que cuando voy a Santiago, nunca dejo de visitar a los Sobrinos del padre, primero por el buen producto que tienen, segundo la amabilidad con que lo atienden, y tercero por el sitio exebre con que esta decorado el local,no dejen de visitarlo es lo mejor de Santiago.

    Respuesta
  • el 03 de enero de 2011 a las 11:53 11Mon, 03 Jan 2011 11:53:11 +000011.
    Permalink

    pier, sin duda una buena recomendación. Además resulta muy divertido ver al propietario hacer las cuentas con lápiz en el mármol del mostrador, mientras a sus espaldas tiene un caja registradora que calcularía sola
    Freddy, que 2011 nos traiga muchas páginas cunqueirianas.

    Respuesta
  • el 05 de enero de 2011 a las 09:56 09Wed, 05 Jan 2011 09:56:40 +000040.
    Permalink

    Terei que darlle outra oportunidade, sinto non ser da misma opinión.

    Respuesta
  • el 09 de enero de 2011 a las 04:19 04Sun, 09 Jan 2011 04:19:08 +000008.
    Permalink

    es uno de los mejores sitios de compostela, se sirve el mejor pulpo y los pimientos de padron, son de calidad orgullo de la familia mesejo. mis respetos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *