Boottle

La cigüeña salió de París con destino a Galicia, pero por alguna razón aterrizó en Burdeos“. Así define Greg Prévôt, en una mezcla de gallego y castellano con fuerte acento francés, su origen; algo que viene a confirmar mi teoría de que los gallegos nacemos donde nos peta. Greg tardó un tiempo en comprender que era gallego, pero después se aplicó a ello con ganas.

Con 23 años el bordelés pasó unas vacaciones en Sada (A Coruña) y convenció a los amigos para volver al año siguiente, amigos que después no fueron capaces de convencerlo a él de regresar a su ciudad natal. Con 24 años Greg dijo que se quedaba en Galicia y aquí continúa, casado con una gallega y con un hijo nacido en A Coruña, y los gallegos, especialmente los que andan fuera del país, saben bien como echa uno raíces allí donde nacen los hijos.

Conocí a Greg hace unos años, cuando decidió elaborar un diccionario-guía gastronómica de Galicia. Una obra multilingüe dirigida a los visitantes de fuera, especialmente a los que no saben nada, o muy poco, de la gastronomía gallega. Con textos de Cristino Álvarez (Caius Apicius) y de quien escribe estas líneas, la guía nunca fue publicada por Turgalicia, que fue quien pagó su confección.

Volvemos a vernos en la compostelana Viña de Xabi en el Wines and Blogs organizado por Greg con el objetivo de presentar su nuevo proyecto, que ya es una realidad palpable: Boottle, una empresa dedicada a la comercialización de vino a través de internet.

Boottle nace en A Coruña y con ese nombre en inglés quiere dejar claro su vocación de internacionalidad. Ahora ya está presente en Francia y Suiza y aspira a hacerlo pronto en China.

El negocio parece simple: usted compra el vino a través de la página de Boottle pero lo recibe directamente desde la bodega. Y paga el precio de la bodega, los portes y un pequeño plus que son los beneficios de Boottle: 13,75 por ciento de promedio. En esas condiciones es fácil pensar que el precio al que vamos a recibir el vino va a estar por debajo del que encontraremos en el mercado. Naturalmente, estas condiciones nos obligan a comprar como mínimo una caja de vino, por lo que Boottle prepara una segunda manera de vender vino por botellas sueltas que se reciben de manera inmediata: a través de vinotecas. A Viña de Xabi (Santiago de Compostela) será la primera. Un cliente de Compostela puede comprar una (o varias) botellas de vino en esta vinoteca sin salir de casa. Bastará con hacer el encargo a través de Boottle para que en un plazo aproximado de una hora el vino esté en su casa, transportado por un ciclista. Evidentemente, el vino le saldrá más caro que con la opción anterior, pero no más que si usted va en persona a recogerlo a la vinoteca, y cuenta con la inmediatez. Este modelo, que comenzará a funcionar en Santiago, se irá extendiendo progresivamente a otras ciudades.

Pero seguramente lo mejor de la propuesta es que podremos comprar vinos que el mercado de nuestra villa o ciudad no nos ofrece. Boottle tiene actualmente alrededor de 5.000 referencia, mayoritariamente de Burdeos, pero también gallegas y de otros orígenes. Y va a seguir creciendo la oferta.

Decía antes que volví a ver a Greg la semana pasada en el Wines and Blogs que organizó en Compostela. Por allí estaban también Manolo Gago (Capítulo Cero), Alex Morán (Pantagruel supongo), Dani y Toni (Catalia), Rosa Veiga (Galicia Gastronómica), una representante de la bodega Paco&Lola o Walter Podda, un italiano radicado en Galicia, dedicado al mundo de la publicidad y propietario de una bodega en la Ribeira Sacra. Vaya, lo dicho, que los gallegos nacemos donde nos da la gana.

Un comentario sobre “Boottle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *