“Da casa”

Licor

Los productos caseros siguen teniendo en Galicia un gran prestigio entre muchas capas, mayoritarias, de la población. Las mismas gentes que desconfían por sistema de cualquier producto envasado y etiquetado que compita con esos otros productos caseros.

Hablamos, claro está, de las cosas que podemos hacer aquí. En Galicia nadie desconfía del azúcar, del arroz, del aceite o del colacao etiquetado por la sencilla razón de que no hay equivalentes caseros.

Pero cuando hablamos de quesos, de vinos, de aguardientes y licores, de bonito en conserva, de chorizos o de cualquier otra cosa que hoy o en otro tiempo se produjo en nuestra casa, entonces cambia el cuento.

Así que en el mercado podemos encontrar múltiples productos caseros que llaman la atención de propios y extraños y muchas veces se comercializan contra la ley y con la complicidad de las autoridades que, con competencia para sancionar las ilegalidades no lo hacen. Porque esos productos de la casa ¿de qué casa son?. ¿Quién me garantiza que están elaborados cómo me dice el vendedor? ¿Quién me asegura, por ejemplo, que ese albariño de la casa está elaborado con esa variedad de uva y en Galicia?.

Resulta curioso el caso del aguardiente. Pida usted unas gotas para el café y en la mayor parte de los casos verá como le traen una bonita botella, que inicialmente contuvo un conocido whisky de malta, y que fue rellenada con aguardiente. En los lugares más enxebres esa botella además traerá dentro una escalera de madera, un carro de vacas o la torre Eiffel hecha con palillos de dientes, que para todo hay gente. Una práctica que está absolutamente prohibida y que le pondría los pelos de punta a cualquiera que recordase los más de 50 muertos por los aguardientes y licores con alcohol metílico en 1963. Ourense salió muy mal parada entonces.

Antes de servirse las gotas indiquele al camarero su extrañeza porque le ofrezcan garrafón y en algunos sitios descubrirá que de garrafón nada: aquella botella de Cardhu fue rellenada con aguardiente embotellado y perfectamente etiquetado, pero se cambia el envase para que parezca de la casa, que es lo que pide la mayor parte de la gente… y lo que recomiendan algunas guías supuestamente prestigiosas que por el 25 de julio no tuvieron problemas en recomendar el licor café, envuelto en un papel de periódico, de cierto local compostelano.

3 comentarios sobre ““Da casa”

  • el 09 de septiembre de 2010 a las 10:37 10Thu, 09 Sep 2010 10:37:31 +000031.
    Permalink

    Me encanta la comida de Galicia

    Respuesta
  • el 10 de septiembre de 2010 a las 17:48 05Fri, 10 Sep 2010 17:48:59 +000059.
    Permalink

    Pues mi roce temoporal con los galegos me hace coincidir con esa tendéncia de admirar lo casero sobre lo envasado. Aunque en el caso de mi familia lo aplican a lo que hacen ellos en su casa y básicamente a materias primas. Lo cual no solo es lógico sino que es verdad.

    Sin embargo, respecto a la obnubilación por lo ‘casero’ en un bar o en una carniceria sospecho y creo que tenemos la misma el resto de mortales, por lo menos lo que conozco yo tanto aquí en Catalunya como en el resto de España. La gran diferéncia está en esa vista gorda que ud. describe y que hace que mi primo de Rubí no pueda comprar embutidos caseros simplemente porque no hay quien se los ofrezca.

    ¿Es la demanda la que genera esta oferta mayor en Galicia? o bien ¿Es la negligencia la que ha permitido que perviva una oferta que con criterios racionales debe pasar por la normativa o morir?
    Pues yo no lo se, pero mi primo de Rubí se muere por unas morcillas caseras. Pero que se muere, le digo!! 😛

    Respuesta
  • el 20 de septiembre de 2010 a las 09:44 09Mon, 20 Sep 2010 09:44:00 +000000.
    Permalink

    ¿Es posible reabrir el Caso del Metílico? Fue el mayor envenenamiento ocurrido en España. Tuvo lugar en 1963, con la adulteració de licores con alcohol metílico. Las familias y las víctimas quieren que se haga justicia. ¿Es todavía posible? Miren este vídeo:

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *