“Vinotecas” medievales compostelanas

Las vinotecas parecen un invento reciente en Santiago de Compostela, nacidas a finales del siglo XX unas y en los comienzos del actual otras. Ahí están para dar fe La Bodeguilla de San Roque o O Beiro o la más reciente A Viña de Xabi.

Pero después de leer el último libro de Francisco Singul llego a la conclusión de que la cosa viene de mucho más atrás en el tiempo. Cuenta Singul en Vino y cultura medieval: Galicia y los Caminos de Santiago que en la Edad Media en Compostela se bebían vinos del Ribeiro, de la Ulla, de la Maía o de Betanzos, pero también de Cataluña, Aragón o Baleares e incluso los procedentes de Portugal y Burdeos. Las comunicaciones por vía marítima hacían posible intercambios comerciales con países lejanos.

hasta la Mariña lucense. Se trataba de un producto de alto valor e incluso hubo momentos en que se fomentó la producción de vino en tierras tradicionalmente cerealeras.

Claro que, según Singul, no todo el país podía hablar de la misma abundancia y variedad que se encontraba en Santiago. Los peregrinos que empleaban determinadas rutas, como el Camino Francés, pasaban de una zona rica en vinos (el Bierzo) a otra en el que la bebida más común era ¡la sidra!. Las tierras altas de los Ancares, el Cebreiro y el Caurel no producían vino. Y lo mismo pasaba con los viajeros por el camino Primitivo.

Cuenta también Singul costumbres ya desaparecidas que hoy nos parecen más que pintorescas. Como la de los banquetes fúnebres, ya desaparecidos, pero que aún dejan su poso en esos velatorios rurales, realizados en la casa del difunto, donde se ofrece a los asistentes algo de comer o de beber, café, aguardientes y licores. Se trata de una vieja costumbre que tiene los días contados ante la comodidad que hoy suponen los tanatorios presentes en cualquier pueblo gallego.

De esos banquetes funerarios recuerda el autor el dispuesto en su testamento por el compostelano Juan del Campo, que en 1380 ordena que cada año se celebre en su memoria en el convento de Santo Domingo de Santiago una comida para los frailes que rezan por su alma: media vaca, tres carneros, cuatro tocinos, una octava de trigo y dos odres de vino.

El vino también fue protagonista, en el año santo de 1507, de una curiosa manera de celebrar la visita del rey Felipe I, más conocido cómo Felipe el Hermoso. Hubo festejos populares y en la “recién despejada plaza del Hospital” (digo yo que sería la actual Plaza del Obradorio), se montó para disfrute popular un estanque de vino de la Ulla.

¡Mucho disfruté leyendo este librito de Francisco Singul, que edita la Asociación de Periodistas y Estudiosos del Camino de Santiago!

Entrevista en A Vivir que son dos días Galicia (Cadena SER)

5 comentarios sobre ““Vinotecas” medievales compostelanas

  • el 20 de julio de 2010 a las 10:41 10Tue, 20 Jul 2010 10:41:53 +000053.
    Permalink

    Hola Miguel, parece moi interesante e entretido o libro de Francisco Singul ¿onde podo conseguilo?. Graciñas e bo verán

    Respuesta
  • el 20 de julio de 2010 a las 17:05 05Tue, 20 Jul 2010 17:05:20 +000020.
    Permalink

    Dado que la reina de mi corazón es galega, siempre aprovecho cuando puedo para escuchar y aprender un poco de galego.

    La entrada es muy interesante, aunque cuando hace años visité Santiago en las vacaciones de mis pades, la cultura que me rodeaba no era muy vinícola. Era más bien de loas a los espirituosos (concretamente al whisky de la sobremesa). Así que me sorprende esta cultura del vino en Santiago.

    La entrevista genial, como digo, me ha servido de clase particular y encima con un tema interesante!

    Un saludo.

    Respuesta
  • el 20 de julio de 2010 a las 17:21 05Tue, 20 Jul 2010 17:21:10 +000010.
    Permalink

    Me sorprende lo que dices, starbase, ya que en Santiago el vino siempre ha estado y está presente. Aquí no se sale “de cañas” como en otras partes, sino “de vinos”, como en el resto de Galicia, que es un país que consume mucho más vino que la media española… y también menos cerveza que la misma media.

    Respuesta
  • el 21 de julio de 2010 a las 09:01 09Wed, 21 Jul 2010 09:01:48 +000048.
    Permalink

    Bien, hay que tener en cuenta que yo tenía unos 13 años, así que los recuerdos no son exactos. Además, creo que era algo muy del grupo de amigos que tendían más a los licores que al vino. Evidentemente comían con vino, pero solían hablar más sobre licores. Como yo no tomaba ni lo uno ni lo otro, me ha quedado el recuerdo de los licores.

    Evidentemente os contaba mi vivencia y recuerdo personal, nada extrapolable claro.

    🙂

    Respuesta
  • el 22 de julio de 2010 a las 18:31 06Thu, 22 Jul 2010 18:31:43 +000043.
    Permalink

    garum, polo que me dixeron na asociación que edita o libro, teñen previsto sacar ás librerías un pequeno número de exemplares.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *