“Los tres NNN” de Alvaro Cunqueiro

Hoy es 17 de mayo, Día das Letras Galegas. Hace 147 años se publicaba en la Habana la primera edición de Cantares gallegos, obra de Rosalía de Castro que ya en la primera estrofa habla de las cosas de comer:

Has de cantar,
que che hei de dar zonchos;
has de cantar,
que che hei de dar moitos.

(Zonchos: castañas cocidas con su piel)

La frase va dirigida a una niña gaiteira a la que en la tercera estrofa se le ofrecen boliños do pote, en la cuarta una proia (bolla) de la piedra del hogar, y después sopitas con vino, torrijas con miel, patatas asadas con sal y vinagre. El Rexurdimento gallego comienza con un canto a las cosas del comer y ya la comida, la cocina, los vinos y la gastronomía no se separarían jamás de la literatura gallega. A quien no lo crea lo invito hoy a revisar la categoría “poesía” de este blog para descubrir una selección de poetas gallegos que le cantaron a las cosas de comer. ¡Incluso una Oda al jamón tenemos!.

Pero sin duda es Álvaro Cunqueiro el literato gallego de más honda relación con el mundo de la gastronomía pero, miren por donde, comenzando su trabajo por el mundo de la poesía, es la poética, junto con la dramática, la única parte de su obra que no tiene contenidos gastronómicos.

Así que aprovechando la fama de Cunqueiro y el Día das Letras Gallegas, y mientras aguardamos que llegue 2011, año en el que se conmemora el centenario del mindoniense, voy a reproducir a continuación algunos fragmentos de un texto de Cunqueiro que pocos conocerán. Datado en 1977 el texto no tiene título y comienza con una frase entre paréntesis: (de un trabajo aparecido en el verano del año 2010). El verano de 2010 está a la vuelta de la esquina, así que hoy es buen momento para recuperar ese texto, en el que Cunqueiro fabula con el futuro de Galicia, con lo que será nuestra tierra en 2010. No desesperen, las referencias gastronómicas están al final.

Escribía entonces Cunqueiro (para publicar, ya dije, en verano de 2010):

Desde que fuera establecido un gobierno gallego, se cuidó muy especialmente por este de una descentralización que fuera reduciendo en lo posible lo poder del Estado y su presión sobre la sociedad gallega. Fueron protegidos los intentos de dar a ciudades, villas, comarcas, y parroquias nuevas maneras de regirse, dejando instalarse aquellas que eran apoyadas por la mayoría, y que en todo caso cubrían las necesidades de la población afectada.”

“La economía estaba basada en las estadísticas y en los augurios, que corregían a estas, y muchas veces los augurios sirvieron mucho más que las estadísticas”.

“Cuando se escriben estas líneas, la mayor preocupación del poder gallego era averiguar la cantidad de dicha, de felicidad, de confort, que es preciso inferir en la vida cotidiana del gallego. Se experimenta que el uso habitual, y a todo nivel, de su idioma por el gallego, contribuye de una manera considerable a la aparición en su ánimo de un estado de satisfacción”.

“Finalmente, atento el poder al aumento de la capacidad de pensamiento y de expresión del pueblo, se hizo una grand y eficaz política de mejora de nuestros vinos. Aunque se corriera el riesgo de aumentar en exceso la capacidad de ensoñación y fantasía del pueblo. Quizás sea debido a este cambo de vino, que el gallego aceptara, a partir del año 2002 la política llamada de nuevas estructuras, y que popularmente es conocida por “los nuevos en la nueva tierra” o “los nuevos en la nueva”, los tres NNN“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *