Max Estrella Café Bistrot

Mi profesor de literatura en el instituto de Mondoñedo se llamaba Loureiro (¿Xosé Manuel?¿Xosé María?) y era natural de A Estrada. Nunca le podré perdonar que en la década de los setenta y en Mondoñedo los escritores de la casa (Álvaro Cunqueiro, Noriega Varela, Leiras Pulpeiro…) no formaran parte de nuestra formación y tuvieramos que dar con ellos por nuestra cuenta algún tiempo después.

Hasta aquí el reproche, que siempre será una anécdota frente al agradecimiento eterno que le guardaré a Loureiro por descubrirme entonces “Luces de Bohemia” y con ella toda la literatura de Valle Inclán, del que me confieso tan incondicional como de Cunqueiro. Ya perdí la cuenta de cuantas veces leí ese libro (durante los años siguientes al bachillerato todos los años volvía a leerlo, fascinado como estaba por aquel mundo de Valle) y hasta es factible que haya perdido alguna de sus páginas, de aquella edición de la colección Austral que compré en la librería de Alvite, para quien mi padre siempre me mandaba recuerdos pues se conocieran en La Habana, o en la de Montero, al que Cunqueiro consideraba su librero de cabecera. Montero siempre dijo que él fuera la inspiración del mago Merlín de la novela cunqueiriana y pasó los últimos años revestido de tal y hasta me parece haberlo visto con un cuervo disecado en el hombro. O igual lo imaginé.

Así que cuando esta mañana leí el post de Marta Fernández Guadaño en Gastroeconomía no pude más que emocionarme. Y quiero, ya, acercarme a Madrid para quitarme el cráneo ante los promotores de este Max Estrella Café Bistrot y comer unas lentejas a lo pobre, que era el plato más adaptado al poeta, y comprarle la lotería a Enriqueta la Pisa-Bien, Marquesa del Tango, (yo que nunca compro lotería) o charlar unos minutos con el Marqués de Bradomín, que seguro rondará el local. Una experiencia impagable.

Y después merendar una tortilla brava en el callejón del Gato, mirándome en los espejos que inspiraron los esperpentos de Valle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *