Historia de una aventura…

Hace mucho tiempo, en un país muy lejano…” podría comenzar nuestra historia de aventuras. Pero esta es una aventura próxima a nosostros, a nuestra memoria colectiva como pueblo.

Todo comienza cuando el primer gallego, nadie sabe a que tribu pertenecería, encendió el fuego para asar la carne que acababa de cazar. Aquel fuego sigue hoy encendido en nuestras cocinas, en nuestra memoria, en nuestra historia, incluso me atrevería a decir que en nuestros genes, y sin ninguna duda en nuestra cultura.

Esta es la historia de un pueblo que lucha por su supervivencia, con una sorprendente capacidad de adaptación al medio y de aprovechamiento de los recursos que el mismo le facilita y, al mismo tiempo, con una insólita capacidad de rechazar algunos de estos recursos, en ocasiones muy abundantes, durante siglos y quien sabe si milenios, por nadie sabe que extraño motivo.

Un pueblo que pasa épocas de esplendor y épocas de hambre y necesidad. ¿Cuántos miles de millones de ostras fue preciso consumir para que con sus conchas se pudiera dar forma a la argamasa de la muralla de Lugo, que mide 2.117 metros de longitud, con un ancho de entre 4,20 y 7 metros, una superficie de más de 34 hectáreas y varios pisos de altura?. ¿Cuántas hambres pudieron aplacarse de haberse consumido las setas que abundaban en nuestros montes y prados, los caracoles que infestan nuestras huertas, las angulas que se echaban en las misma huertas como abono o los esturiones que en otro tiempo se pescaron en el Miño para comida de los cerdos?.

La aventura continúa en nuestros días y a partir de la próxima semana su historia podrá contemplarse en el Museo do Pobo Galego, en la exposición “Ao pé do lar. Memorias da cociña“, que, ya lo he dicho muchas veces, va a ser una pieza fundamental del Forum Gastronómico Santiago 2010 y que va a marcar una diferencia sustancial entre este congreso gastronómico y cualquier otro celebrado en España y posiblemente en el mundo.

Ao pé do lar” brotó en cabeza de Manolo Gago y creció fuerte y vigorosa gracias, fundamentalmente, a su empeño personal y al de Soledad Felloza. Manolo fue el ideólogo y Soledad el brazo armado, siempre con el dedo en el gatillo, dispuesta a disparar su cámara fotográfica de la que salieron imágenes que le van a llegar muy hondo a todos los visitantes de la exposición. Y detrás un pelotón ilusionado de cocineros, escritores, cuenta-cuentos, fotógrafos, infografistas, periodistas e instituciones que hicieron posible el trabajo…

Un adelanto de la misma lo encontraréis en las páginas de La Voz de Galicia (suplemento central Los Domingos) y de Faro de Vigo (suplemento Estela, páginas 14-15) del 31 de enero. Y también en el grupo de Facebook creado expresamente para la exposición y en la web de la misma.

——-

FOTO (pertenece a la exposición): Pazo de Santa Mariña de Castro de Amarante (Antas de Ulla, Lugo).

Fina y su perro Pastor reposan en  la inmensa lareira del pazo, probablemente de la primera mitad del siglo XVI. Se trata de la lareira en uso más antigüa que puedes ver en esta exposición. Las lacenas, situadas en el extremo contrario del gran recinto de la cocina, están decoradas con relieves de conchas de vieira. Desde allí sube una escalera monumental hacia las plantas nobles del edificio. (Foto: Sole Felloza)

Capítulo 0

La Caja de los Hilos

9 comentarios sobre “Historia de una aventura…

  • el 31 de enero de 2010 a las 14:31 02Sun, 31 Jan 2010 14:31:40 +000040.
    Permalink

    Algún día, Miguel, todas estas iniciativas serán ejemplo en otras comunidades, países,….
    Se trata de ponerle pasíon y soñar. Quizá, y te incluyo, sólo sea cuestión de eso.
    Abrazos

    Respuesta
  • el 31 de enero de 2010 a las 17:24 05Sun, 31 Jan 2010 17:24:29 +000029.
    Permalink

    Serán ejemplo en otras comunidades, o serán plagiadas, diciendo a continuación: “somos pioneros en…”

    Respuesta
  • Pingback: La caja de los hilos » Blog Archive » Ao Pé do Lar- permitidme un beso al ego

  • el 01 de febrero de 2010 a las 00:45 12Mon, 01 Feb 2010 00:45:19 +000019.
    Permalink

    Fran, solo se copia a quien hace y te aseguro que todo el equipo que ha trabajado en la Expo,solo se ha preocupado porque el trabajo fuera digno de la gente de Galicia.

    Respuesta
  • el 01 de febrero de 2010 a las 01:18 01Mon, 01 Feb 2010 01:18:24 +000024.
    Permalink

    Sole, no mal interpretes a Fran, que quiere decir que cuando otros hagan cosas parecidas igual las presentan como si fueran una gran innovación de su cosecha

    Respuesta
  • el 02 de febrero de 2010 a las 22:21 10Tue, 02 Feb 2010 22:21:07 +000007.
    Permalink

    Sole, la explicación de lo que yo quería decir, ya te la ha dado Colineta. Y este comentario pretendía ser una critica a quien plagia y luego se pone los laureles y un agradecimiento a quien hace, porque yo tambien soy “gente de Galicia”. Vivo en Madrid y llevo con mucho orgullo el apodo de “el Gallego”.

    Respuesta
  • Pingback: Colineta » Blog Archive » Pulpo, San Simón y remolacha

  • Pingback: Memoria do presente - Crónicas de Oz

  • Pingback: Gastronomía en verso | Carnaval (Entroido) y otras viandas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *