Croquetas de caldo gallego

Quedaba una miñaxoia de caldo, ni medio plato daba, y un bocado de cachola (cabeza de cerdo). Y en la nevera aguardaba un capón de Vilalba, capón de cinco meses, del que hablaré en uno próximo post, esperando a ser asado para la comida del día siguiente.

¿Merecía la pena guardar aquel poco de caldo?. Lo cierto era que no, pero mientras cavilaba en qué hacer con él me vino a la cabeza una vieja idea que nunca había puesto en práctica: croquetas de caldo.

Dicho y hecho. Fue el caldo a una olla, lo puse a la lumbre, aplasté las patatas que aún quedaban enteras y añadí, muy cortadita, la cachola. Cuando estuvo caliente añadí la harina que previamente había tostado un poco en una sartén, para evitar el sabor a harina cruda. Y después la leche necesaria. Y remueve que te remueve hasta que la masa quedó en su punto.

A partir de ese momento procedí como con cualquier otra croqueta. Dejar enfriar la masa, envolver las croquetas, pasarlas por pan rallado, huevo batido y más pan rallado.

Freírlas en aceite bien caliente y esperar la reacción de los comensales. Les gustaron a todos.

A partir de hoy no voy a tener dudas de qué hacer con ese último medio plato de caldo que siempre queda en el fondo de la olla. O igual sí tengo dudas: en la exposición Ao pe do lar, que se inaugura a comienzos de febrero como preámbulo del Forum Gastronómico de Santiago, va una receta muy vieja para el aprovechamiento del caldo que es cosa notable. Igual dudo entre una y otra.

8 comentarios sobre “Croquetas de caldo gallego

  • el 10 de enero de 2010 a las 22:13 10Sun, 10 Jan 2010 22:13:24 +000024.
    Permalink

    Muy buenas, si señor. Cuando quieras repetimos.

    Respuesta
  • el 11 de enero de 2010 a las 15:09 03Mon, 11 Jan 2010 15:09:25 +000025.
    Permalink

    me gusta la idea, la pondre en practica en cuanto tenga oportunidad: la sabiduría de la cocina está en reciclar todo, aunque a veces resulte aparentemente poco económico (sobre todo si contabilizamos el tiempo). Una pregunta, ¿quedaron muy oscuras las croquetas?, y si fue asi, ¿hasta que punto podría influir esa coloración en la aceptación del plato, sobre todo por pequeños?

    gracias

    Respuesta
  • el 11 de enero de 2010 a las 15:52 03Mon, 11 Jan 2010 15:52:40 +000040.
    Permalink

    Barón de Callobre, el caldo que yo usé tenía poca verdura y no quedaron obscuras. Los niños las comieron estupendamente. Uno de ellos levantó el pulgar al probar la primera, en señal de aprobación. Y resulta que no le gusta el caldo.
    Sobre la economía de este reciclaje, evidentemente resulta caro porque ocupa bastante tiempo. Pero merece la pena porque las croquetas estaban riquísimas.

    Respuesta
  • el 12 de enero de 2010 a las 10:10 10Tue, 12 Jan 2010 10:10:13 +000013.
    Permalink

    La verdad es que nunca sabía que hacer con ese poco de caldo que suele sobrar y ya no quiere nadie y probé tu receta de croquetas (sustituyendo cachola por restos de lacón), y aunque no conseguí darle el punto de textura a la masa la verdad es que estaban muy buenas de sabor… Gracias por la idea.

    Respuesta
  • el 12 de enero de 2010 a las 19:59 07Tue, 12 Jan 2010 19:59:14 +000014.
    Permalink

    Mini, tal vez te faltó un poco de harina… o más cocción

    Respuesta
  • el 12 de enero de 2010 a las 23:00 11Tue, 12 Jan 2010 23:00:50 +000050.
    Permalink

    ¿Y no se os ocurrio mandar la prueba, aunque fuera por fax?. Norma, el día que D. Miguel decida repetir, acuerdate de mi y avisame; si puedes usa tu influencia para que sea en el mes de agosto.

    Respuesta
  • el 15 de enero de 2010 a las 15:35 03Fri, 15 Jan 2010 15:35:22 +000022.
    Permalink

    Hola Miguel, as croquetas con caldo son espectaculares, moito máis lixeiras que con leite. Nós no local facíamos unhas de lacón con grelos e en lugar de leite na bechamel usábamos o caldo do cocido. A Mini decirlle que na miña casa tamén se usa o caldo para facer filloas (caldo, pataca e grelo esmagado, ovos e fariña), e están ben boas

    Respuesta
  • el 15 de enero de 2010 a las 19:05 07Fri, 15 Jan 2010 19:05:02 +000002.
    Permalink

    JLG, efectivamente as croquetas nas que o leite se substitúe por caldo son moi ricas. Pero estas son croquetas de caldo galego, coas súa fabas, patacas e nabizas.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *