Diez mieles, diez

A veces hay cosas que consumimos habitualmente a lo largo de toda la vida y no le prestamos una atención especial, seguramente por esa rutina. Y un día descubrimos que detrás de ellos hay un mundo apasionante.

Eso me sucedió ayer a mí con la miel en la presentación-degustación de la miel gallega que ya comercializa el Esmelga club. Tendría que decir en realidad mieles, ya que fueron diez las que pudimos probar en una experiencia ciertamente interesante.

Así que descubrí las enormes diferencias en aromas y sabores que se pueden encontrar entre una miel de zarza y otra de brezo, por poner casos extremos. La variedad de colores y tonalidades, que van desde el casi blanco de la miel de trébol blanco (que ayer no pudimos probar) hasta los castaños muy oscuros, casi negros de las mieles de brezo y castaño, se traduce en una enorme variedad de aromas, sabores y graduaciones en el dulzor.

Sorprende incluso descubrir que ciertas mieles, como los de castaño o brezo, dejan en la boca sabores amargos que parecen incompatibles con su dulzura, pero es así. Lo mismo que otros tienen un toque salado debido a la abundancia de sales minerales en su composición. En fin, un mundo que habrá que explorar con más calma.

Ayer probé diez mieles y todas me gustaron. Pero llamaron especialmente mi atención las de brezo y castaño, potentes de aroma y sabor, complejos y menos dulces que otros. Y fueron todo un descubrimiento los mielatos de roble de A Limia y los Ancares, una miel elaborada con ese líquido dulce que las abejas chupan de los pulgones presentes en ciertas plantas. A mí me pareció que comía castañas cocidas en compañía de la miel.

Las mieles presentadas, que se pueden adquirir a través de Esmelga club, son las siguientes:

Miel milflores. Envasada por Xosé María Porbén Rodríguez en Ribieras do Sor (Mañón, A Coruña). Aroma floral intenso y persistente. Gusto dulce con ligeras notas ácidas.

Miel milfores. Envasada por Xosé Lois García García en Figueiras (Mondoñedo. Lugo). Aroma intenso y persistente. Gusto dulce con ligeras notas ácidas.

Mielato de roble de los Ancares. Envasado por Manuel Díaz Fernández en Cerca (Navia de Suarna, Lugo). Aroma muy intenso y persistente. Sabor que recuerda el fruto del árbol del que procede.

Miel de castaño. Envasada por Xosé Manuel Durán Orús en Saceda (Cualedro, Ourense). Aroma malteado. Gusto dulce y ligeramente salado.

Mielato de roble. Envasado por María Teresa Castro Ferreiro en Ordes (Rairiz de Veiga, Ourense). Aroma malteado. Gusto dulce, ligeramente salado y que recuerda a las castañas cocidas.

Miel de brezo. Envasada por Benito Antúnez Veloso en Río Caldo (Lobios, Ourense). Aroma intenso y persistente. Gusto dulce, con notas saladas y amargas.

Miel de zarza. Envasada por la Cooperativa Condado-Paradanta en As Neves (provincia de Pontevedra). Aroma afrutado. Gusto dulce con notas ácidas.

Miel de eucalipto. Envasada por Eduardo Ríos Marcos en Aríns (Santiago de Compostela).

Miel de castaño y brezo. Envasada por cooperativa Cauru (Quiroga, Lugo). Aroma intenso y persistente. Gusto con ligeras nota ácidas y amargas.

Miel milflores. Envasada por Juan Guijarro Lazcano en Toques (provincia de A Coruña). Aroma intenso y persistente. Gusto dulce con ligeras notas ácidas.

Un comentario sobre “Diez mieles, diez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *