Ignorancia

¡Qué ignorantes somos!

– Si lo dice por usted, emplee la primera persona y no meta a tododios en el mismo saco, que por ahí anda quien de ignorante no tiene nada, o por lo menos eso parece.

– Pues vale, Petisuis, rectifico para decir ¡qué ignorante soy!.

Resulta que yo pensaba que la semana de seis días la habían inventado los de Gomaespuma con el objetivo de trabajar cuatro días seguidos y descansar dos, pero ahora descubro que ya se usó en Rusia, en los primeros años que siguieron a la Revolución de Octubre (llegaron hasta a tener semana de cinco días, que eso sí es semana) y también la formuló el padre de Martín Varsavsky, aunque en este caso con claras connotaciones económicas.

La semana de seis días de Gomaespuma me parecía una gran semana. Hasta que supe de la semana de cinco días rusa, que me pareció mejor. Pero tengo que reconocer que la semana que más me gusta de todas es la Semana del Cocido Gallego. Sábado 31 y domingo 1 de noviembre.

Una semana de dos días, y los dos en fin de semana, es mi opción definitiva.

Claro que siempre habrá quien no esté de acuerdo con esta reducción. Especialmente los aficionados al molino, que ya hace tiempo se manifestaron partidarios de la semana larga:

Unha noite no muíño
unha noite non é nada
unha semaniña enteira
eso si que é muiñada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *