La virginidad perdida

A mediados de agosto publicaba el anuncio de una pretendida guía de ocio online que buscaba redactores que escribiesen desde casa sobre restaurantes.

Me gustaría ahora darles noticias sobre el asunto y descubrirles de que guía o negocio se trataba, pero aunque mandé un curriculum, eso sí algo arreglado, no les debí gustar y no me llamaron, por lo que me quedé con las ganas.

Pero les voy a contar el último chisme que me llega sobre una iniciativa parecida. Y como lo escucho por ambos oídos la cosa tiene visos de realidad.

Parece que se está organizando un negocio consistente en posicionar restaurantes en internet por medio de críticas, crónicas o comentarios en blogs gastronómicos. Los organizadores del asunto, a los que supongo ánimo de lucro, tiran muy alto (seguro que por eso no me llamaron a mí) y ofrecen billetes de avión, hotel y gastos pagados a quien acepte la propuesta. Se trata, como ya imaginan, de visitar ciertos restaurantes y escribir sobre ellos, es de suponer que bien. También hay que supoñer que los restaurantes pagan el trabajo. En definitiva, nada que no hagan ya docenas de empresas, ferias, congresos y agencias de relaciones públicas con los profesionales.

Estoy seguro de que van a recibir muchas negativas, pero también es seguro que siempre encontrarán bloggers dispuestos a cualquier cosa. Como ya dije otras veces, en el mundo de los blogs gastronómicos cada vez es más tenue la línea que separa el amateurismo de la profesionalización. Al final ni este es un mundo tan virginal como algunos se empeñan en creer ni todos los profesionales tienen cuernos y rabo y huelen a azufre.

Y como siempre yo sigo a medio camino entre el blogger y el profesional, doctor Jekyl de día y mister Hyde de noche. La mejor posición para llevar todas las hostias y que, finalmente, acabará costándome algún amigo y muchos conocidos

6 comentarios sobre “La virginidad perdida

  • el 17 de octubre de 2009 a las 19:29 07Sat, 17 Oct 2009 19:29:57 +000057.
    Permalink

    Interesante, muy interesante, pero al final corresponderá a la gente que lea el filtrar los comentarios.

    Comentar que yo tambien envié curriculum, para ver si me enteraba de que empresa era, pero no picaron …

    Respuesta
  • el 18 de octubre de 2009 a las 10:35 10Sun, 18 Oct 2009 10:35:05 +000005.
    Permalink

    Tony, me temo que aquí, como en muchas otras cosas, la capacidad crítica de la gran mayoría de los lectores es nula, así que no confío nada. No hay más que ver la programación que trinúnfa en televisión, o saber que el museo más visitado de España es el del Real Madrid o el catálogo más leído no es el de la última gran exposición sino el de Ikea. Elde la gastronomía no es un mundo aparte, así que mucho me temo que repetiremos los mismos modelos.

    Respuesta
  • el 18 de octubre de 2009 a las 13:02 01Sun, 18 Oct 2009 13:02:39 +000039.
    Permalink

    Por lo que veo, fuimos unos cuantos los que enviamos el currículum para enterarnos de qué empresa montaba este tinglado. A mí me parece muy poco ético, pero también es verdad que cada semana se postea publicidad disfrazada de información en muchos blogs de cocina y gastronomía, y nadie parece escandalizarse…

    Respuesta
  • Pingback: Purrusalda de links (18/10/09) | Ondakin

  • el 19 de octubre de 2009 a las 00:22 12Mon, 19 Oct 2009 00:22:42 +000042.
    Permalink

    Xa escoitei a historia que contas e, de ser certa, basicamente o que demostra é que nin os cociñeiros interesados (se é que hai algún que lle interese ese sinsentido) nin os promotores da iniciativa comprenden a mecánica de blogs e redes sociais e o seu factor diferencial.

    Alá eles.

    Respuesta
  • el 23 de octubre de 2009 a las 18:46 06Fri, 23 Oct 2009 18:46:58 +000058.
    Permalink

    Se está desatando una ola de amor por los bloggers, que yo no sé, no sé…
    ¿Será la crisis? Porque antes nos ponían verdes.
    Hay una cosa que llaman el marketing viral. Ay, qué miedo!
    Hay quien piensa que los que hacemos cosas -trabajamos- por gusto nos vamos a vender a precios de risa. Ay, qué risa!
    De acuerdo con Manuel Gago. No tienen ni idea de qué van los blogs ni las redes sociales. El spam manual (comentarios que parecen espontáneos y hasta simpáticos, pero que está claro que son pagados, son muy ingenuos) se multiplica. Yo personalmente, y manualmente también -qué remedio-, me los cargo sin piedad en mi blog.
    Saludos Miguel, me encanta leer tu blog. Galicia es para mi algo muy especial.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *