Ferias y fiestas

Me llaman de un periódico gallego preguntando donde pueden encontrar información sobre el calendario de fiestas gastronómicas. Y les doy la información, que no es ningún secreto. Después preguntan mi opinión sobre las próximas que van a tener lugar en Galicia y ahí sí que no entro. Les explico que no estoy muy puesto en el asunto ni sé cuáles son las próximas y que, por lo tanto, prefiero no hablar sobre lo que no conozco a fondo.

Lo cierto es que las fiestas gastronómicas me llaman poco la atención. La mayor parte de las que conozco acostumbran a ser muy recomendables como fiesta y poco cómo gastronómicas. Pero en verano Galicia pide fiesta y hay que dársela, aunque sea inventando la del pan con nocilla, que para muchos es plato tradicional de la cocina gallega: lo conocen desde siempre.

]lang_es]Tampoco les tengo mucho apego a las ferias medievales, con excepción de la que cada verano se celebra a los pies del castillo del Castro, a tiro de piedra de donde prendieron a Pardo de Cela. En esta estuve una vez y lo pasé bien.

Parece que detrás de estas ferias medievales hay una o varias empresas que van de ciudad en ciudad, de villa en villa, creando ilusión. No sé quien inventaría el asunto, pero parece que acabase de salir de Disneyworld o algún parque temático semejante, donde la fantasía lo domina todo.

Este fin de semana pasé por la plaza de la Quintana, donde se desarrollaba la feria medieval de Compostela. Y me pareció fantástico encontrar los mojitos que bebía Pedro Madruga antes de montar una de las suyas, los pimientos de Padrón que comía Fonseca cuando el Conde de Altamira, mi señor, lo asediaba en Compostela, el pulpo á feira que pidió Pardo de Cela para su última cena… solo eché de menos los chorizos con cachelos que parece desayunaban los Irmandiños.

4 comentarios sobre “Ferias y fiestas

  • el 05 de julio de 2009 a las 23:53 11Sun, 05 Jul 2009 23:53:05 +000005.
    Permalink

    Para min, a cousa tocou fondo cando vin que había, seica subvencionada por un Proder, Lider ou similar, unha festa dedicada ao Caldo de Ósos (non digo onde, que no quero seguir coa miña campaña de “facendo amighos”). Iso que nos daban as nosas nais cando tiñamos constipado.
    O do pan con nocilla non soa nada mal, por certo…. Mova fíos que seguro que cobra royalties.

    Respuesta
  • el 05 de julio de 2009 a las 23:55 11Sun, 05 Jul 2009 23:55:43 +000043.
    Permalink

    Ah, e por certo, eu atopei nunha feira medieval en euskadi ao mesmo ghicho que vendía docería árabe en Betanzos, a Coruña e Noia.

    Respuesta
  • el 06 de julio de 2009 a las 08:53 08Mon, 06 Jul 2009 08:53:56 +000056.
    Permalink

    Pois volvemos a discrepar. A do caldo de ósos, sen ter ido nunca, paréceme unha das festas máis auténticas de cantas hai polo país, xa que tenta dar a coñecer e recuperar unha vella receita tradicional galega. Non lle vexo moita base, pola contra a festas como a do berberecho de Foz, onde hai décadas que non se apaña berberecho, ou a do champiñón de Ordes, onde tamén hai décadas que non se produce o cogomelo, por non dicir as de algúns mariscos cuxa produción anual en Galicia non chegaría nin para dar de comer á metade dos que asisten á festa.
    Evidentemente, estas festas teñen un importante compoñente económico para os concellos onde se celebran, pero dan unha imaxe distorsionada da nosa realidade, o mesmo que todas esas festas do marisco que empresas galegas celebran en multitude de vilas e cidades de toda España e que levan á xente a pensar que aquí as nécoras andan pola beirarrúa e os seres sensibles temos que apartalas cos pes para non pisalas. Despois chegan a Galicia e descubren que nas beirarrúas so hai chicles pegados, cagadas de cans e colillas e que as nécoras custan o mesmo que na súa cidade de orixe ou, cando son auténticas nécoras galegas, máis.

    Respuesta
  • el 06 de julio de 2009 a las 08:55 08Mon, 06 Jul 2009 08:55:43 +000043.
    Permalink

    Sobre o vendedor de doces árabes, repito que esto das feiras medievais está manexado por empresas que moven o paquete completo por España adiante. É coma un circo, no que os leóns van en xaulas e os paiasos soltos, pero en caravana uns detrás de outros.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *