Tapas

TapasRecordé aquel tiempo en que un niño algo tiquismiquis con la comida me llevó a devanarme los sesos para conseguir que cada día su cena fuera un bicho o, dicho con más rigor, la comida que había en el plato pareciese un caracol, una mariposa o un dinosaurio, por poner algún ejemplo, que era una forma eficaz de conseguir que la cena llegase a buen fin.

Recordé aquel tiempo cuando en Navarra Gourmet me encontré con el stand de una marca de panadería en la que se exponía un auténtico parque de atracciones de tapas, que se puede ver en las fotos. Seguro que los niños disfrutarían como locos en una barra como esa. Y a lo mejor comían lo que en casa no comen.

4 comentarios sobre “Tapas

  • el 26 de mayo de 2009 a las 14:25 02Tue, 26 May 2009 14:25:33 +000033.
    Permalink

    Eu, que son pai de tres, empreguei a técnica de “se non o queres ao xantar, xa o tomarás á cea”, con excelentes resultados, por certo. Os meus perdéronse a experiencia de comer dinosaurios e seguramente a querencia polos cachos de pan con aspecto de candea, pero de certo que gañaron a capacidade de apreciar as cousas polo seu sabor e non pola súa pinta. Outra desavantaxe: van ter que ser reeducados para facerse fans da cociña molecular 🙂

    Respuesta
  • el 26 de mayo de 2009 a las 14:29 02Tue, 26 May 2009 14:29:28 +000028.
    Permalink

    eSedidió, eu tentei esa técnica, que foi a que algunha vez sufrín en carnes propias, pero non deu resultado.

    Respuesta
  • el 26 de mayo de 2009 a las 18:33 06Tue, 26 May 2009 18:33:15 +000015.
    Permalink

    Nosotros, además de tener la suerte de coincidir contigo en Navarra Gourmet y escuchar tu estupenda ponencia. También pudimos ver este “stans de maravillas con gluten”, si de verdaderas maravillas, que como bien dices era “un auténtico parque de atracciones de tapas”, tanto, tanto, que hubíeramos pecado, de no saber que nos serntiríamos mal después.

    Un abrazo,

    Ana y Víctor.

    Respuesta
  • el 26 de mayo de 2009 a las 19:01 07Tue, 26 May 2009 19:01:35 +000035.
    Permalink

    Podeis creerme que os entiendo. Mi hijo fue alérgico a la proteína de la leche hasta las nueve años y durante ese tiempo hice un verdadero master en etiquetado de alimentos u llegué a encontrar proteína láctea en jamón ibérico. Muchas veces en ese tiempo pensé que la industria alimentaria no tiene la más mínima conciencia y solo le interesan los resultados económicos. Afortunadamente, siempre encontramos a gente que nos demuestra que no todo son iguales.
    Ánimo con vuestro esfuerzo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *