El vino de la boda

Un pequeño grupo de periodistas gallegos, todos pontevedreses y sin experiencia en el mundo de la cata y no muchos conocimientos en el de los vinos, recibió la semana pasada un pequeño cursillo de cata en el Pazo de Mugartegui, sede del consejo regulador de la denominación de origen Rías Baixas, organizador del mismo. Por el medio se coló un servidor.

Estaba prevista la cata de cuatro vinos blancos de las Rías Baixas, y así se hijo. Comenzamos con un monovarietal albariño de la última cosecha (2008). ¡Qué vino más agreste! Una excesiva acidez demostraba que había sido embotellado meses antes de lo debido.

Afortunadamente siguió un Rosal (uva albariña de esta zona del sur de Pontevedra, con algo de loureira) de la cosecha de 2006. Me pareció el mejor de los cuatro vinos catados, pero tengo que reconocer mis preferencias por este vino de aromas, sabores y tacto balsámico, cosa que, por el contrario, no le gustó nada a la periodista que tenía enfrente: “Sabe a vipsbaporrú”, dijo.

Después un Rías Baixas criado sobre lías del que lo mas impresionante fue el precio de la botella: alrededor de 45 euros en tienda. Y por último un vino criado en madera, absolutamente plano en nariz y sin nada destacado en boca.

La cata fue lenta y por momentos algo desordenada ya que las interrupciones con preguntas y más preguntas eran continuas. Es lo que tiene catar con periodistas que de vinos nada saben. Y uno de los temas de conversación fue el vino servido en la boda de los Príncipes de Asturias y porque se eligió un vino del año en lugar de un elías, como se empeñaron en llamar, no sé se en broma o en serio, algunos de los colegas de cata al vino criado sobre lías. Alguno no entendía como se podía preferir un vino supuestamente más barato.

Finalizó la cata y siguieron las preguntas sobre el vino de la boda, hasta que el técnico de la D.O. ofreció catar una botella de aquel vino, que aún conservan en el consejo.

Yo esperaba un vino sin etiquetar cuando apareció con la botella que se puede ver en la foto, con la etiqueta de la celebración, el 22 de mayo de 2004. Cinco años pasaron desde que fue embotellado y cinco y medio desde que fue elaborado.

El vino presentaba un color evolucionado, con tonos dorados, aunque lo peor fue el acusado aroma de reducción que nos hizo temer lo peor. Pero no. Con un poco de oxigenación en la copa la reducción desapareció rápidamente y dio paso a aromas florales, de frutas y una pizca de tabaco. En boca conservaba una acidez equilibrada y resultaba un vino largo, muy largo. Un vino perfectamente apto para servir. Pero aún hay quien sigue convencido de que los Rías Baixas hay que beberlos en el año

5 comentarios sobre “El vino de la boda

  • el 11 de mayo de 2009 a las 10:37 10Mon, 11 May 2009 10:37:36 +000036.
    Permalink

    Pregunta que non vén a conto: en torno ao nome do corte coñecido como “juliana” e que se traduce ao galego como “xuliana”. Atopei dúas posibles procedencias do termo: na wikipedia apúntase a que pode proceder do nome do cociñeiro Jean Julien (o primeiro en publicar métodos de preparación de vexetais). Outra posible orixe sería por facer referencia á “herba juliana”, segundo o xerais trátase dunha herba que se lle pon á “sopa xuliana”. Pode ser certo, existe esta herba denominada así a en galego? A ver se vai ser que en castelán recibe esa denominación e en galego non é nada parecido, como pasa con lubina (cast.)/robaliza (gal.).

    Alguén me axuda?

    Grazas

    Respuesta
  • el 12 de mayo de 2009 a las 08:24 08Tue, 12 May 2009 08:24:53 +000053.
    Permalink

    Eu teño catado Albariños e Treixaduras de máis de 5 anos (fago o “experimento” na casa, que teño un espazo para conservalos perfectamente) e son diferentes pero dende logo magníficos.

    Unha aperta

    Respuesta
  • el 12 de mayo de 2009 a las 14:07 02Tue, 12 May 2009 14:07:57 +000057.
    Permalink

    Aquí de novo en plan erudito. De cociña pouco, de botánica algo máis. A “juliana” ou “matronal” (Hesperis matronalis) é unha crucífera que se dá bastante en todo o Estado, pero pouco en Galicia. De feito, o “catálogo de flora de Galicia” de I. Romero Buján (2008) só documenta a presenza na Coruña. En portugués é “juliana” polo que é posible que en galego sexa “xuliana” pero non a dou atopado. O aspecto que presenta é herbáceo, cando non está en flor, polo que é posible que pudera dar orixe ao nome do corte.

    Respuesta
  • el 12 de mayo de 2009 a las 16:41 04Tue, 12 May 2009 16:41:49 +000049.
    Permalink

    Moitas grazas xa é algo máis do que sabía. O mesmo corte penso que tamén se pode denominar cincelar verduras.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *