Con este menú de crisis ¡que viva la crisis!

De Colineta

La crisis, que originaron unos pocos irresponsables y sufriremos todos los demás, está también en las salas de los restaurantes, ya que empresas y particulares aprietan el cinturón por lo que consideran más prescindible. Los únicos que no tienen que prescindir de nada son, justo, los causantes del problema, con el que se vuelve a confirmar el viejo dicho de que si robas una gallina vas a la cárcel, pero si robas miles de millones…

Os consumidores comezamos poñendo menos gasolina no coche e parece que xa vamos poñendo menos provisións no carro da compra, así que os restaurantes teñen que tomar medidas para que non escapemos todos xuntos e ata para que volvan algúns dos fuxidos.

Así que onte Antonio Botana xuntou a un pequeno grupo de xornalistas e blogueiros no seu restaurante (Pandemonium, en Cambados) para presentar o seu novo menú, cun prezo máis reducido pero coa mesma calidade de sempre.

O novo menú, ao prezo de 23 euros, sen bebidas pero co ive incluído, consta dun aperitivo, primeiro prato, segundo e sobremesa e servirase de martes a venres ao mediodía.

Onte o aperitivo consistiu nunha sopa de tomate ecolóxico con albahaca e tartar de xurelo, un xurelo simplemente pasado polo sal e cortado en pequenos dados. Unha combinación que volve sobre o xogo de peixes crus ou simplemente mariñados e tomate, co engadido neste caso dun bo toque de pementa negra acabada de moer, moi agradable para o meu gusto.

De primeiro chegou un arroz con codium (alga que en Galicia leva o nome de ramallo de mar) e uns magníficos berberechos de Noia. Moi acertadamente o Gourmet de Provincias, cuxa crónica recomendo, dixo que sabía a marea baixa. Estupendo prato, froito das leccións sobre algas que recentemente recibiu Botana de mans do gran experto galego na materia: Marcelo Tejedor.

Como segundo unha dourada salvaxe con maionesa de herbas, espárragos trigueiros e acelgas. Habitualmente non me interesa moito a maionesa acompañando peixe, e se este é da calidade da dourada que puxo Botana xa nin miro para ela, así que poido dicir que o peixe era espléndido e á maionesa tamén lle botaron flores algúns dos compañeiros de mesa.

Para rematar a comida un “mango en texturas”: sobre un fondo de iogur unha confeitura de mango con canela e un xeado da mesma froita.

Evidentemente, un menú destas características polo prezo que lle pon Botana non se atopa facilmente, pero tamén é certo que Pandemonium se ve obrigado a facer un esforzo extra, xa que en Cambados non se move tanta Visa institucional como en Santiago, ou Pontevedra, por poñer un caso máis próximo.

Acompañamos a comida coas novas cervexas gourmet que a cervexeira portuguesa Super Bok acaba de sacar con destino a restaurantes. De feito foi a presentación destas cervexas en Galicia.

A Gold é unha cervexa destinada a maridar con peixes e mariscos mentres a Rubí se destina a carnes e bacallaus. Parece que os cervexeiros queren reproducir o vello esquema dos viños, xa superado, que emparentaba brancos con peixes e tintos con carnes, incluso na cor, xa que a Gold é unha cervexa rubia mentres a Rubí ten unha cor moito máis subida… e colorantes entre os seus ingredientes. Terei que mirar máis as etiquetas da cervexa porque por primeira vez vexo o colorante entre os seus ingredientes.

O máis sorprendente foi a graduación de ambas cervexas: 6,8 grados. Paréceme que van errados os cervexeiros se con cervexas destas graduación queren ocupar o lugar do viño que se deixa de consumir por mor dos controis de tráfico, que é a principal causa de que os restaurantes vendan cada vez menos viño. Calquera bebe dúas destas cervexas coa comida e, segundo as contas da vella que acabo de botar, supoñen unha inxestión de alcohol igual a máis de catro copas de viño. Creo que pode haber moitos positivos.

Los consumidores comenzamos poniendo menos gasolina en el coche y parece que ya vamos poniendo menos provisiones en el carro de la compra, así que los restaurantes tienen que tomar medidas para que no escapemos todos juntos e incluso para que vuelvan algunos de los huidos.

Así que ayer Antonio Botana reunió a un pequeño grupo de periodistas y blogueiros en su restaurante (Pandemonium, en Cambados) para presentar su nuevo menú, con un precio más reducido pero con la misma calidad de siempre.

El nuevo menú, al precio de 23 euros, sin bebidas pero con el iva incluido, consta de un aperitivo, primer plato, segundo y postre y se servirá de martes a viernes a mediodía.

Ayer el aperitivo consistió en una sopa de tomate ecológico con albahaca y tartar de jurel, un jurel simplemente pasado por sal y cortado en pequeños dados. Una combinación que vuelve sobre el juego de pescados crudos o simplemente marinados y tomate, con el añadido en este caso de un buen toque de pimienta negra acabada de moler, muy agradable para mi gusto.

De primero llegó un arroz con codium (alga que en Galicia lleva el nombre de ramallo de mar) y unos magníficos berberechos de Noia. Muy acertadamente el Gourmet de Provincias, cuya crónica recomiendo, dijo que sabía a marea baja. Estupendo plato, fruto de las lecciones sobre algas que recientemente recibió Botana de manos del gran experto gallego en la materia: Marcelo Tejedor.

Como segundo una dorada salvaje con mayonesa de hierbas, espárragos trigueros y acelgas. Habitualmente no me interesa mucho la mayonesa acompañando pescado, y si este es de la calidad de la dorada que puso Botana ya ni miro para ella, así que puedo decir que el pescado era espléndido y a la mayonesa también le echaron flores algunos de los compañeros de mesa.

Para terminar la comida un “mango en texturas”: sobre un fondo de yogur una confitura de mango con canela y un helado de la misma fruta.

Evidentemente, un menú de estas características por el precio que le pone Botana no se encuentra fácilmente, pero también es cierto que Pandemonium se ve obligado a hacer un esfuerzo extra, ya que en Cambados no se mueve tanta Visa institucional como en Santiago, o Pontevedra, por poner un caso más próximo.

Acompañamos la comida con las nuevas cervezas gourmet que la cervecera portuguesa Super Bok acaba de sacar con destino a restaurantes. De hecho fue la presentación de estas cervezas en Galicia.

La Gold es una cerveza destinada a maridar con pescados y mariscos mientras la Rubí se destina a carnes y bacalaos. Parece que los cerveceros quieren reproducir el viejo esquema de los vinos, ya superado, que emparentaba blancos con pescados y tintos con carnes, incluso en el color, ya que la Gold es una cerveza rubia mientras la Rubí tiene un color mucho más subido… y colorantes entre sus ingredientes. Tendré que mirar más las etiquetas de la cerveza porque por primera vez veo el colorante entre sus ingredientes.

Lo más sorprendente fue la graduación de ambas cervezas: 6,8 grados. Me parece que van errados los cerveceros si con cervezas de estas graduación quieren ocupar el lugar del vino que se deja de consumir a causa de los controles de tráfico, que es la principal causa de que los restaurantes vendan cada vez menos vino. Cualquiera bebe dos de estas cervezas con la comida y, según las cuentas de la vieja que acabo de echar, suponen una ingestión de alcohol igual a más de cuatro copas de vino. Creo que puede haber muchos positivos.

En La Voz de Galicia

Un comentario sobre “Con este menú de crisis ¡que viva la crisis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *