Aesan y los aditivos

Los defensores del uso de aditivos en la cocina, por lo menos en la cocina de los grandes chefs, que a día de hoy son legión, tienen un nuevo referente para reforzar sus tesis en blogs y tertulias: el artículo que Rosa Rivas publica en El País con entrecomillados de la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria (AESAN), extraídos de la página web de este organismo estatal dependiente del ministerio de Sanidad y Consumo. De dichos entrecomillados se puede deducir que los preocupados por el uso de aditivos, legales o no, en la cocina somos algo paranoicos.

Lástima que en El País no se publique también lo que yo entrecomillo a continuación, que se encuentra en la misma página del apartado de “preguntas frecuentes” de la web de Aesan de la que el periódico sacó lo que sí publica.

Aesan dice:

Pese a todas estas garantías, el Código Alimentario Español sólo contempla la utilización de aditivos si:

Existe una necesidad manifiesta y representa una mejora evidente sobre las condiciones de los alimentos.

Se ha comprobado experimentalmente que su uso está exento de peligro para el consumidor

Reúnen las debidas condiciones de pureza

Pueden identificarse en los alimentos mediante métodos analíticos sencillos

Se prohibe la utilización de aditivos siempre que exista la posibilidad de lograr los mismos efectos por otros métodos, si puede provocar engaño al consumidor por enmascarar la verdadera calidad del alimento, si disminuye el valor nutritivo de los alimentos, o si los alimentos a los que se agregan pueden ser una parte importante de la ración de grupos vulnerables (lactantes, niños).”

3 comentarios sobre “Aesan y los aditivos

  • el 01 de junio de 2008 a las 17:17 05Sun, 01 Jun 2008 17:17:04 +000004.
    Permalink

    Al final la guerra esta va a traer cola, no beneficiará a nadie y salpicará a todo el mundo. Importantes matizaciones las descritas en este post.

    Respuesta
  • el 02 de junio de 2008 a las 12:08 12Mon, 02 Jun 2008 12:08:50 +000050.
    Permalink

    O que eu non acabo de comprender é a teima do grupo Prisa nesta defensa acrítica e mesmo entusiasta, xa non de F.A. e os seus acólitos, senón mesmo dos valores saludables dos aditivos. O artigo que acertadamente traes a colación é unha boa proba. Como para facermos luz sobre todo o tema faría falla un monton de espazo, e como sei que este non é un tema que te entusiasme, seguramente con razón, voume limitar a facer un par de anotacións:
    1.- Resulta cando menos curioso que, mentres a procura de alimentos exentos de conservantes, colorantes…. en definitiva aditivos, viña sendo un valor en alza, agora vai resultar que, por medio de verdades a medias e mistificacións, tales substancias son o colmo das marabillas, están super-estudadas e aportan beneficios sin fin ao noso organismo.
    2.- Sistemáticamente se oculta que o emprego de aditivos NA INDUSTRIA ALIMENTARIA está regulado, limitado nas cantidades e nos tipos e controlado pola inspección (por exemplo, o emprego de alxinatos en natas está limitado ao 0,5% e en conservas cárnicas ao 1%). Unha cousa é que exista unha listaxe de aditivos autorizados para o seu uso (repito, na industria) e outra ben distinta que ises aditivos se podan empregar en todos os alimentos e/ou en calquera proporción. Pola contra, na restauración non existe nin regulación, nin listaxe de autorizacións, nin control das dosificacións, nin inspección. Esta é unha verdade que os expertos que interveñen nese medio “esquecen” comentar, e estou seguro que non por ignorancia…. tiren vostedes as conclusións.
    En definitiva, que resulta moi de agradecer a polémica, aínda que non sexa máis que por levantar sequera levemente o velo de maxia, alquimia e frivolidade que rodea todo este mundillo, e que, para min polo menos, comeza a resultar francamente fastidioso….

    Respuesta
  • el 02 de junio de 2008 a las 18:56 06Mon, 02 Jun 2008 18:56:36 +000036.
    Permalink

    Completamente de acordo contigo eSedidió. Moitos dos que escriben contra Santamaría deberían antes ler o Código Alimentario e sobre todo enterarse de como se elaboran as listas positivas de aditivos, de como ás veces hai que modificalas porque se descubre algo que antes non se sabía. E pensar que xa vivimos rodeados de abondas agresións químicas como para buscar outras por capricho. Eu sigo decindo o mesmo, aquí o que falta é moito sentidiño.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *