Creatividad a tope

El mundo de la cocina tiene un cierto parecido con el de la arquitectura. En este segundo arte conservamos y admiramos el románico y el barroco de Compostela, por ejemplo, pero las nuevas construcciones se realizan según estéticas actuales. En la cocina conservamos y admiramos lo tradicional pero las nuevas creaciones responden a criterios nuevos. La única diferencia es que mientras en la arquitectura los viejos estilos ya no se usan, en la cocina conviven, y que sea por muchos años, la tradición y la innovación.

Pero hay innovaciones que me matan. De risa. La transmisión oral de la información, porque supongo que de eso estoy hablando, a veces produce monstruos, especialmente cuando transmisor y receptor emplean códigos diferentes. Como un cocinero y un gestor publicitario, como debe de ser el caso.

Viene la cosa a que veo en Santiago Siete, ese prodigio de semanario gratuito independiente que se edita en Compostela, un anuncio del Hotel Restaurante Balboa que ofrece un Gran buffet libre todos los domingos. Una amplia oferta de primeros, cortisima de segundos (una carne y un pescado), y los postres de siempre por 15 euros por persona (ocho los menores de diez años). Mi experiencia en buffets libres es tan desafortunada que no tengo intención de pasar por allí.

Pero el post viene a cuento de uno de los primeros platos que me llama poderosamente la atención: Quisloren de puerro. Resulta que en Compostela se puede comer quisloren y yo sin enterarme. Pero ¿qué demonios será el/la quisloren?. Tengo mis sospechas pero busco información, para salir de mi burramia, y no la encuentro por ningún lado, así que hago una busca en internet y Google me devuelve una solitaria referencia. En un foro encuentro el menú del bautizo que se está preparando, y copio literalmente: “somos mucho de familia hacin que lo pasaremos super bien.de comida pues que sí tortilla de patatas bikinis calentitos quisloren,pizza,patatas bravas bueno lo que se dice un pequeño bufet.”.

Cualquier día de estos preguntaré en el Balboa por esa (ahora estoy seguro de que es femenina) quisloren. Seguro que me van a explicar que se trata de una quiche lorraine. Cosas de la transmisión oral. Ahora me da la risa, pero ya se me pasará cuando la RAE la de por buena.

2 comentarios sobre “Creatividad a tope

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *