La sidra de Galicia

Chantada celebra hoy la II Feria de la Sidra de la mano de Sidrería Galega, empresa del grupo Rivera, es decir, de los propietarios de Estrella Galicia, que parece se van a especializar en fábricas únicas: la única fábrica de cerveza de Galicia, la única de sidra…

El asunto trae datos interesantes. Galicia es la primera productora de manzanas de sidra de España. Y además de manera abrumadora: 60 millones de kilos al año, frente a 35 millones en Asturias y 8 millones en el país vasco. ¿Si aquí solo tenemos una fábrica y no somos grandes consumidores, a donde va tanta manzana o tanta sidra?.

De un tiempo a esta parte el grupo Rivera está dándole un cierto impulso a esta bebida, y allí donde montan un grifo de cerveza ponen otro de sidra. También producen una sidra ecológica, naturalmente la única de Galicia, e incluso están exportándola a Japón, pero me parece a mí que no hay clientela para tanta manzana, tanta y más que Asturias y País Vasco juntos, que son los dos grandes consumidores de sidra en España.

En noviembre de 2002 se constituía el consejo regulador de la denominación de origen Sidra de Asturias, que naturalmente ampara productos elaborados en la comunidad vecina bajo ciertas condiciones, entre la que se encuentra el empleo de manzanas asturianas. Su página web habla de 1,6 millones de litros amparados por la D.O. en 2006, con un incremento del 36 por ciento respeto del año anterior, pero la producción en Asturias es muy superior (45 millones de litros según la Asociación de Lagareros) y una buena parte de esa “otra” sidra se elabora con manzanas procedentes de Galicia. A finales del otoño en la provincia de Lugo es común ver los sacos de manzanas aguardando la llegada de los camiones que antes las transportaban a fábricas asturianas y ahora supongo que también.

Ante los aplastantes datos de producción de manzana sidrera en Galicia cualquiera podría pensar que es imprescindible potenciar la creación de nuevas industrias, primero, y una denominación de origen de sidra gallega después. Pero probablemente la cosa no tenga tanto futuro como parece, a no ser que se pongan antes los medios. La mayor parte de las manzanas de sidra que se cogen en Galicia proceden de manzanos aislados o de pequeñas plantaciones sin ningún tipo de cuidado, que cada año que pasa producen menos y así hasta que llega la muerte del árbol, por causas naturales o vía motosierra. Imagino, aunque no tengo datos, que la existencia de un fábrica en Chantada estará dando lugar a que por la zona se cuide más la producción de manzanas con destino a la industria, y ya se sabe que en Galicia, y especialmente en medio rural, las novedades avanzan por contagio: si mi vecino cuida bien sus árboles, yo lo haré aún mejor.

¿Escanciar o no?

Asturias es una gran productora y consumidora de sidra, pero no la única. Mi primer viaje a Alemania me llevó hasta Frankfurt, donde lo primero que aprendí es que no todos los alemanes viven con una jarra de cerveza en la mano. La bebida propia del estado de Hesse, cuya capital es Frankfurt, es el “apfel wine”, que en las tabernas típicas de la zona sirven en vasos semejantes a los que emplean los asturianos para la sidra… pero llenos hasta el borde.

Medio litro de “apfel wine”, es decir sidra, en cada vaso y la advertencia de los camareros: “Este es el nuestro ‘vino’ típico. Al inicio igual no les gusta, pero ya veran cuando lleven diez vasos…”. Naturalmente, los naturales de Hesse ni escancian ni andan con mandangas. Son, evidentemente, más prácticos que los asturianos, pero también menos creativos, ya que ante la estampa de un escanciador que se quite la de un mostachudo camarero teutón.

Claro que no todo el mundo tiene la habilidad necesaria para escanciar la sidra. Ahora recuerdo mis años mozos, estudiante de bachillerato, cuando organizamos una excursión de fin de curso que nos llevó por toda Asturias hasta dar la vuelta en Santander. En los días previos al viaje un compañero, del que callaré el nombre, se dedicó a ensayar el arte del escanciado con una botella de agua. Tenía madera de líder.

Por entonces no había, o yo no los vi, esos artefactos que tienen un sitio destinado a poner la botella de la sidra, después de meterle dentro un tubito, y otro para el vaso. Aprieta uno en la bomba de goma y el escanciado se produce de manera automática. Todo un prodigio de la técnica para el que por métodos naturales solo consigue lavar los pies con zumo de manzana.

Claro que la técnica evoluciona que la lleva el diantre y en el pasado Salón del Club de Gourmets pude ver varios artefactos de estos de la versión 2.0: la sidra salía por la boca de una cobra verde de dos metros de altura. Me pareció un ejemplo de mal gusto poner la tan majestuoso animal a escupir sidra en vez de veneno mortal y eché de menos uno de estos artefactos representando un gaitero que echase la bebida por la punta del roncón.

Coñas aparte, tal y como está la cosa, igual los gallegos debíamos dedicar algo más de atención a la sidra, que seguramente en tiempos pasados fue la bebida propia del país. Un día llegaron los romanos con la vid y perdimos la cabeza por el vino. Los asturianos y los vascos, que no tienen condiciones para producir vino, siguieron enganchados a la sidra.

2 comentarios sobre “La sidra de Galicia

  • el 22 de agosto de 2011 a las 16:20 04Mon, 22 Aug 2011 16:20:34 +000034.
    Permalink

    Hola, da pena ver como los arboles están cargados de manzanas para al final terminar las manzanas podridas por el suelo por esta razón me gustaría saber a quien puedo dirigirme para vender mis frutas. Gracias anticipadas

    Respuesta
  • el 20 de abril de 2012 a las 01:04 01Fri, 20 Apr 2012 01:04:01 +000001.
    Permalink

    yo,conozco a una persona que compra las manzanas de plantaciones pequeñas y grandes tambien desde hace muchos años

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *