El vino de las mujeres

Según leo en La Opinión A Coruña, el vino “Alba de Murviedro” es el resultado de un estudio sobre las preferencias femeninas, que dio lugar a un caldo blanco, suave, afrutado, dulce y refrescante que supone la apuesta principal de Bodegas Murviedro, radicada en Requena.

No es nuevo esto de identificar a la mujer con vinos blancos suaves y afrutados, aunque en el caso que voy a comentar a continuación a lo mejor había que darle la vuelta al planteamiento y decir que en realidad fue la mujer quien se identificó con el vino.

A lo largo de 2006 Bodegas Robaliño (Rías Baixas) hizo un estudio de mercado con la gente que visitaba la bodega, a la que invitaban a catar un monovarietal albariño y un condado, elaborado con albariño y la adición de loureiro y treixadura. Para quien no esté muy puesto en vinos de las Rías Baixas hay que decir que el condado es el vino típico de una de las cinco subzonas en las que se divide la denominación de origen Rías Baixas.

En aquella experiencia, según me contó Santiago Domínguez, el gerente de la bodega, los visitantes desconocían qué vino estaban a catar y lo único que les pedían era que indicasen cual de los dos les gustaba más, sin entrar en por qués.

Resultó, según Domínguez, que las mujeres prefirieron, en un 95 por ciento, el condado, frente a los hombres que se decantaron mayoritariamente por el monovarietal. El gerente de la bodega piensa que el motivo de la preferencia femenina está en la menor acidez y mayor intensidad aromática del condado, apreciación que, por lo visto, viene a confirmar el trabajo de Murviedro.

Robaliño comercializa bajo la marca Taranis el vino preferido de sus visitantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *