Centolas alien-nadas

Rematada la Guerra de las Galixias la nave Iacobus vuelve a casa. Los tripulantes desconocen que a bordo traen la peor de las amenazas biológicas que puedan pensar: Alien vuelve a empezar. En algún momento de su largo viaje, las gallinas de Mos (de la parroquia de Mos, ayuntamiento de Castro de Rei, provincia de Lugo) o las Piñeiras (de O Pino, provincia de A Coruña) tuvieron un encuentro con un centollo bretón y de aquellos polvos vienen estos lodos.

El país está en peligro. Más bien la reputación del país. Los más sesudos científicos intentan desentrañar los misterios de esta nueva realidad: ¿servirán para freír estos huevos?, ¿tendrán yema o corales?, ¿el bicho hay que cocerlo con laurel o sin él?, ¿en agua del mar o en baba de caracol?. El futuro está en sus manos.

Y mientras los científicos desgranan estas interrogantes, algunos turistas se acercan a Compostela atraídos por el olor del marisco más que por los fuegos fatuos de la tumba del Apóstol: durante la primera semana de julio un grupo de hoteles recibe a sus clientes no con flores, fruta o chocolate, que es lo común, sino con una magna mariscada, que es lo extraordinario. Es la I Semana Gastronómica de Galicia.

Ahora bien, ¿qué mariscada?. Lo que todos conocemos como tal se compone habitualmente de centollo o buey, nécoras, camarones, almejas…

Pues vamos a ver. Desde el 1 de julio el centollo y el buey están en veda. Fuera de la mariscada.

La almeja babosa y la fina también. Vuelta a reducir el plato.

Nos quedan las nécoras, cuya veda remató el 30 de junio. El 1 de julio que comenzó la I Semana Gastronómica de Galicia en Santiago de Compostela no había nécoras en el mercado. Así que la mariscada de aquel día se quedó sin nécoras. El día 2 tampoco las hubo ya que es lunes y el domingo no salen los barcos al mar. Hoy sí lo harán ¿habrá nécoras en el mercado mañana día 3 o volverán los barcos con poco marisco?. Puede pasar que en toda la semana resulte difícil encontrar nécoras en el mercado.

En la misma situación (con final de la veda el 30 de junio) están la langosta y el bogavante, ajenos siempre al concepto de “mariscada” y el berberecho.

Así que puede pasar que en esta semana quince hoteles compostelanos, algunos de cinco estrellas, se vean obligados a invitar a sus clientes a una mariscada que hable francés. ¡Viva el concepto de excelencia!

Restaurantes

La segunda pata de la semana está compuesta por la oferta de dieciséis restaurantes. Podemos encontrar menús como el siguiente: “ensalada tibia de langosta de A Guarda, capón de Vilalba relleno, filloas rellenas, media botella de Rías Baixas, agua y pan”. Cuarenta euros. Habrá que preguntar en A Guarda si ya sacaron las primeras langostas del mar. El capón de Vilalba solo puede ser congelado. Los cuarenta euros, de curso legal. Se aceptan tarjetas de crédito.

Y claro, todos queremos más. Así que podemos cambiar de local y pedir el menú compuesto de “pimientos de Herbón, pulpo de la ría con langostinos, vieira al albariño, bonito del norte, jarrete, tarta de Santiago, filloas, roscas, vino de la Ribeira Sacra, caña, café, licor gallego y pan”. Solo 60 euros.

Finalizo ya con el lema de esta semana gastronómica:

¡TE SORPRENDEREMOS!

2 comentarios sobre “Centolas alien-nadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *